Necesarios más jueces y personal en TSJE

La aplicación de la reforma laboral en lo que se corresponde al Poder Judicial sí plantea la necesidad de contar con más recursos presupuestales, debido a que se trata de una nueva responsabilidad que implica contar con jueces y más personal para los tribunales que tendrán las funciones de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, señaló el presidente del Tribunal Superior de Justicia en el estado, Esteban Calderón Rosas.

Al referirse a los cambios que plantea la reforma laboral que se aprobó recientemente, el magistrado manifestó que se trata de modificaciones tanto en la Constitución Política del país como en la Ley Federal del Trabajo, aunque aclaró que se cuenta con un margen de 3 años para implementar estas modificaciones en la entidad.

Añadió que en el caso del Tribunal de Justicia ya realiza el análisis sobre cómo resolver la implementación de estas reformas, para mencionar que ya se prepara un primer ejercicio a realizar como es buscar la capacitación para identificar los perfiles que atenderán los juzgados laborales.

“Decirle que muy conservadoramente, tendríamos que contar cuando menos con 4 jueces en materia laboral, dos para atender lo que usualmente correspondía a las Juntas de Conciliación y dos más de ejecución”, dijo textualmente el magistrado Calderón, quien manifestó que será necesario contar con un juez laboral y uno de ejecución tanto en Durango como en la región lagunera, pues recordó que durante una reunión de CONATRIB se determinó que se instalarían tantos juzgados como juntas de conciliación existieran en cada entidad.

Al mismo tiempo, dijo que también se necesitarán recursos para el tema de infraestructura, donde se estima que se requerirán de 5 a 7 millones de pesos, además del persona jurisdiccional que se tendrá, aunque manifestó que el Tribunal de Justicia está preparado para esta situación, por lo cual puntualizó que el tema económico no será un obstáculo, pues recordó que se han tomado previsiones, como la adquisición de dos inmuebles, uno en esta ciudad y otro en la región lagunera, los cuales están listos para construirse cuando sea necesario, una vez que se determine si estarán juntos el centro de conciliación y los juzgados.