domingo, septiembre 19, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Netanyahu defiende como gato panza arriba su derecho a optar a gobernar

Netanyahu defiende como gato panza arriba su derecho a optar a gobernar

Ana Cárdenes

Jerusalén, 23 dic (EFE).- Netanyahu defiende como gato panza arriba su derecho a optar a gobernar, ante la convocatoria del Tribunal Supremo israelí de una vista para la próxima semana para decidir si un acusado puede o no recibir el encargo de formar Ejecutivo.

“En democracia, el que decide quién gobernará al pueblo es el pueblo, nadie más. De otro modo, simplemente no es democracia”, publicó el primer ministro en funciones en sus redes sociales, en respuesta a la decisión de la más alta corte de abordar el asunto.

“Bibi”, como se lo conoce popularmente, no considera que el Supremo deba inmiscuirse y defiende su derecho a formar un Ejecutivo si tuviese opciones para ello tras las próximas generales de marzo, las terceras en un año en el país, que sufre un bloqueo político paralizante con sucesivos Parlamentos incapaces de ponerse de acuerdo para elegir a un nuevo primer ministro.

El fiscal general del Estado, Avijai Mandelbit, nombrado para el cargo por Netanyahu y que fue quien decidió acusarle en tres casos de corrupción (con cargos de fraude, abuso de confianza y cohecho), también deberá tomar partido en este nuevo capítulo, ya que la corte le ha ordenado que envíe su opinión legal 48 horas antes de la reunión del Supremo, que tendrá lugar el próximo día 31.

Así, la repetición de Bibi en el cargo en el que lleva más de una década -es el primer ministro israelí más longevo en el cargo, superando a David Ben Gurión- parece cada vez más poblada de obstáculos.

Tras los comicios de septiembre, Netanyahu recibió del presidente, Reuvén Rivlin, el encargo de formar Gabinete, pero fue días antes de estar acusado, y fracasó -como en abril- en su intento de obtener una mayoría parlamentaria que le permitiese gobernar.

Ahora, la carrera parece más difícil. Primero, deberá ganar las primarias que ha convocado para este jueves su partido, Likud, precisamente ante sus problemas legales. Tras años sin nadie que le haga sombra dentro de la formación, esta vez sí tiene un rival interno, Guideon Saar, que se presenta para reemplazarle, aunque con pocas posibilidades.

Según los analistas, Bibi tiene altas probabilidades de ganar. A pesar de que la complicada situación política, su acusación y el deterioro progresivo de su imagen le han debilitado, el Likud sigue cerrando filas tras él.

Aun así, no parece tenerlas todas consigo, ya que, según informó el diario “Haaretz”, los órganos internos han enviado en las últimas semanas cartas de expulsión a cientos de sus miembros, 650 de ellos del grupo denominado “Nuevos Likudniks”, afiliados a los que la cúpula considera quintacolumnistas y personas de izquierdas que se habrían hecho miembros del partido derechista para manipularlo desde dentro. Esta corriente minoritaria apoya abiertamente la sustitución de Netanyahu por Saar.

Bibi deberá también contar con el visto bueno del Supremo para que, estando acusado, pueda intentar formar Gobierno, una situación inédita en el país y sobre la que se han presentado dudas legales.

Y luego, obviamente, deberá ganar las elecciones del 2 de marzo y convencer de nuevo a sus socios de coalición de que continúen apoyándole. Empieza a hablarse de la posibilidad de fisuras, aunque hasta ahora la coalición de partidos de derechas y religiosos que lidera parece resistir.

El líder de la facción del Likud en el Parlamento, Miki Zohar, declaró que “si el Supremo decide inmiscuirse en asuntos políticos y declarar que Netanyahu no puede formar Gobierno, habrá una repuesta clara y dura: se aprobará una cláusula para dejar sin efecto las decisiones de esa corte en cuanto comience el próximo Parlamento, que revertirá de inmediato su decisión”.

Según él, “si hay algo que incrementará las posibilidades de la derecha de lograr 61 escaños, es esto”, previendo una respuesta de los votantes contra una posible decisión de excluir a Bibi de la terna de posibles jefes de Gobierno.

A Netanyahu, por otro lado, le quedan nueve días para jugar una última baza: hasta el próximo 1 de enero tiene la opción de solicitar al Parlamento la inmunidad, recurso que puede utilizar aunque este esté ya disuelto y esperando la formación de uno nuevo tras el voto de marzo. EFE

A %d blogueros les gusta esto: