Netanyahu tacha “teatro del absurdo” negación de vínculo judío con Jerusalén

Benjamín NetanyahuJerusalén, 13 oct (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó hoy de “teatro del absurdo” la decisión adoptada por la Unesco de negar los vínculos del pueblo judío con Jerusalén o lo que éste considera el “Monte del Templo”, donde se yergue la mezquita de Al Aqsa, tras la votación de una iniciativa palestina.

“El teatro del absurdo continúa en la Unesco y hoy la organización ha adoptado su decisión más extravagante al declarar que el pueblo de Israel no tiene conexión con el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones”, manifestó Netanyahu tras conocerse la resolución, según un comunicado de su Oficina.

La propuesta fue sometida hoy a votación y recibió el apoyo de 24 países, mientras que 26 se abstuvieron y seis votaron en contra. Ningún país comunitario votó en apoyo de la iniciativa palestina.

Netanyahu fue más lejos al señalar que “obviamente ninguno de ellos ha leído la Biblia” y aconsejó a los miembros de la Unesco “visitar el Arco de Tito en Roma, donde pueden ver qué llevaron a Roma los romanos tras destruir y saquear el Monte del Templo hace dos milenios”.

“Uno puede ver grabado en el arco la menorá (el candelabro de siete brazos), símbolo del pueblo judío así como símbolo del Estado judío hoy”, apostilló el jefe del Gobierno israelí.

Y en tono irónico añadió que “seguramente la Unesco dirá que el emperador Tito formaba parte de la propaganda sionista”.

Netanyahu enfatizó que “decir que Israel no tiene relación con el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones es como decir que China no tiene conexión con la Gran Muralla o Egipto con las pirámides”.

Acusó a la organización internacional de “haber perdido con esta absurda decisión cualquier pequeña legitimidad que alguna vez tuvo”.

Por su parte, la titular de Justicia, Ayelet Shaked, mencionó que “la ONU está batiendo su propio récord de ignorancia y antisemitismo. Una organización que se presenta como defensora de la ciencia y la educación muestra en cambio las políticas deterioradas de países dictatoriales islámicos”.

Poco antes de conocerse el resultado de la votación, el presidente israelí, Reuvén Rivlin, rechazó la propuesta y advertía de que “no hay foro en el mundo que pueda negar la conexión entre el pueblo judío y Jerusalén. Y cualquier organismo que lo hace, simplemente se avergüenza a sí mismo”. EFE