Nicaragua registra nueva muerte materna y vicepresidenta culpa manifestantes

Managua, 17 may (EFE).- Nicaragua registró hoy un nuevo caso de muerte materna, la número 12 en lo que va de año, y la vicepresidenta Rosario Murillo culpó a quienes se manifiestan en contra del Gobierno de Daniel Ortega.

Lillyam Jarquín, una joven de 28 años de edad, “iba trasladada al hospital departamental de Boaco (centro), desde Esquipulas (norte), los impedimentos que hay en las carreteras, no dejaron pasar la ambulancia, falleció por el retraso de varias horas que tuvo la ambulancia, más de 3 horas esperando”, dijo Murillo, a través de medios del Gobierno.

Aunque Jarquín llegó al quirófano, falleció de un paro cardiorrespiratorio, afirmó Murillo, quien agregó que el hijo de la joven logró sobrevivir sin problemas.

La mayoría de mujeres que sufren muerte materna pierden la vida por hemorragia durante el embarazo, en el parto y en la recuperación del parto, según datos oficiales.

En los últimos diez años, Nicaragua bajó la tasa de mortalidad materna de 118 por cada 100.000 nacidos vivos a 50,6 por cada 100.000 nacidos vivos, de acuerdo con los registros del Ministerio de Salud.

Los bloqueos a las carreteras o “tranques” están presentes en varias ciudades de Nicaragua, en protestas por la represión de la Policía Nacional, la Juventud Sandinistas y fuerzas de choque oficialistas conocidas como “turbas”.

Las manifestaciones contra Ortega comenzaron hace 30 días por medidas de seguridad social que afectaban a la población, y se extendieron por la muerte de entre 58 y 65 personas a causa de la represión.

Nicaragua espera superar la crisis por medio de un diálogo entre el Gobierno, el sector privado, estudiantes y sociedad civil, con la mediación de la Iglesia católica, que tendrá mañana su segunda sesión. EFE