Inicio > Noticias > Internacional > Nicaragua sube 3,5% cuota de empresas y 0,75% de empleados para Seguro Social

Nicaragua sube 3,5% cuota de empresas y 0,75% de empleados para Seguro Social

Foto de archivo

Managua, 28 ene (EFE).- El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) ordenó este lunes aumentar la cuota de las empresas y de los empleados en 3,5 y 0,75 puntos porcentuales, respectivamente, a partir del 1 de febrero próximo, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril pasado.

A través de una resolución, el Consejo Directivo del INSS acordó además que los montos de las nuevas pensiones se reducirán hasta un 30 por ciento y que las pensiones por vejez, invalidez e incapacidad se otorgarán sin mantenimiento de valor por el deslizamiento del córdoba, la moneda nacional, respecto al dólar, como hasta ahora se realizaba de un ajuste de 5 por ciento anual.

Asimismo, el INSS eliminó el salario máximo cotizable, que hasta ahora es de 96.841 córdobas (2.984 dólares al cambio oficial de hoy) y ahora tendrán que cotizar con base en su salario real.

La reforma al Reglamento de la Ley de Seguridad Social establece un aumento de 6,25 por ciento a 7 por ciento a la cotización que pagan los trabajadores a partir del 1 de febrero próximo, según esa resolución administrativa.

También eleva de 19 por ciento a 22,5 por ciento la cuota patronal a partir de esa fecha para los empleadores que tengan 50 trabajadores o más.

En el caso de los empleadores que tengan menos de 50 trabajadores, la cuota patronal pasará de 19 por ciento a 21,5 por ciento, según la resolución.

“El intento de golpe de Estado ha puesto en peligro la continuidad de los derechos de salud restituidos, por lo que se hace necesario hacer ajustes en la Seguridad Social para garantizar las pensiones, los servicios de salud, y los programas especiales que protegen el bienestar y salvan vidas de los asegurados y sus familias”, explicó el Ejecutivo nicaragüense en una declaración.

El Gobierno que preside Daniel Ortega califica como un intento de golpe de Estado el estallido social que comenzó el 18 de abril pasado, a raíz, precisamente, de unas reformas a la Seguridad Social que dejó sin efecto cinco días después.

La nueva reforma también aumenta la tasa de contribución del Estado en 1,5 puntos porcentuales para salud.

Asimismo, eleva en 4 puntos porcentuales la tasa de contribución de aquellos que se afilian voluntariamente y pagan el Seguro Social por su propia cuenta, que es conocido como seguro facultativo.

“Estas medidas garantizarán que se paguen todas las pensiones y se continúen otorgando nuevas pensiones”, sostuvo el Ejecutivo.

“Y, sobre todo permitirán que se brinden consultas médicas, hospitalizaciones, medicamentos, atención a las personas con cáncer, servicios de hemodiálisis, cirugías cardíacas, atención médica a los pensionados y adultos mayores, de forma que sigamos salvando muchas vidas”, agregó.

El Consejo Directivo del INSS, que preside el capitán retirado Roberto López, aseguró que realizaron los estudios que indican la necesidad de mejorar el balance financiero del sistema de pensiones.

Esa reforma social no aumenta la edad de jubilación, que es de 60 años, ni las semanas mínimas de cotización, que son 750 semanas.

Tampoco afecta la pensión que reciben los jubilados. En la propuesta anterior tenían que aportar un 5 por ciento de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recomendado al Gobierno de Nicaragua reformar su sistema de seguridad social, antes que se agrave la sostenibilidad de sus finanzas, que tiene seis años seguidos de déficit, y lo ha instado a buscar un acuerdo nacional.

El Consejo Directivo del INSS enviará esa resolución al presidente Ortega para su publicación en el Diario Oficial, La Gaceta.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

La economía de Nicaragua se contrajo un 4 por ciento en 2018, tal como lo previó el FMI hace tres meses, como producto de la crisis sociopolítica que afecta al país, informó este lunes el Gobierno. EFE

%d bloggers like this: