Nicaragua, Venezuela y Alianza del Pacífico centran cita de Varela y Piñera

Agencia EFE

María M.Mur

Panamá, 9 jul (EFE).- Los presidentes de Panamá y Chile, Juan Carlos Varela y Sebastián Piñera, respectivamente, resaltaron hoy durante un encuentro en la capital panameña la importancia de que el país centroamericano se incorpore a la Alianza del Pacífico y expresaron su preocupación por las crisis de Nicaragua y Venezuela.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, Piñera dijo que Panamá cuenta con el apoyo “total” de su Gobierno para adherirse al bloque comercial, fundado en 2011 e integrado por Chile, Colombia, México y Perú, y aseguró que el país centroamericano sería un “gran aporte”.

“Ratifico nuestro total y pleno apoyo a que Panamá se incorpore a la Alianza del Pacífico porque por su ubicación, por sus ideas, por sus valores y por sus principios es un gran aporte y va a ser un gran socio”, indicó el mandatario chileno, que llegó este lunes a Panamá tras realizar una visita a Costa Rica.

Panamá ha mostrado en reiteradas ocasiones su intención de formar parte de la Alianza del Pacífico, cuyos socios suman cerca del 40 por ciento del producto interno bruto (PIB) de Latinoamérica y cuyo requisito principal de adhesión es tener tratados de libre comercio (TLC) vigentes con todos los países miembros.

Panamá tiene acuerdos con Chile, México y Perú, pero la ratificación del TLC con Colombia está congelada en el Parlamento hasta que se solucione el conflicto arancelario que ambos países mantienen desde 2012 y que incluso ha llegado a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Varela recordó que Chile es el tercer usuario y el primer socio latinoamericano del Canal de Panamá, por el que pasa cerca del 6 por ciento del comercio mundial y cuya ampliación se inauguró en junio de 2016.

Ambos presidentes cruzarán el martes el canal interoceánico a bordo del buque escuela chileno Esmeralda y visitarán las nuevas esclusas de Cocolí, que se ubican en el sector Pacífico de la ruta acuática y por las que pasan barcos con gran capacidad de tonelaje, que en el argot marítimo se conocen como buques neopanamax.

Panamá es, además, el principal destino de las exportaciones chilenas en Centroamérica y en 2016 fue uno de los 10 países a los que más productos vendió la nación austral. Ese año Chile exportó a Panamá un total de 152 millones de dólares, de los cuales el 60 por ciento fueron manufacturas, según cifras oficiales.

“Las aéreas de colaboración entre Panamá y Chile son amplias y promisorias y vamos a explorar cada una de ella”, aseguró Piñera.

Durante el encuentro de este lunes, los gobernantes abordaron también las dos grandes crisis políticas de la región, Nicaragua y Venezuela, ya que la situación que se vive en esos país “atenta contra los principios democráticos que ambas naciones defendemos”, explicó Varela.

“Hacemos un llamado al cese de la violencia en Nicaragua y al más estricto respeto a la vida, los derechos humanos, la seguridad y la paz”, indicó el presidente panameño, en alusión a la ola de violencia que estalló el pasado abril en ese país y que ya se ha cobrado la vida de más de 300 nicaragüense, la mayoría como consecuencia de la brutal represión policial.

Los mandatarios alertaron además de la “profundización de la crisis política, social y humanitaria en Venezuela y los retos de la consecuente migración masiva de venezolanos” que llegan a sus países “en difíciles condiciones” y pidieron acciones “concretas” de la comunidad internacional para enfrentar la situación, dijo Varela.

Panamá y Chile forman parte del denominado Grupo de Lima, integrado por una docena de países del continente que rechazan las elecciones venezolanas del pasado 20 de mayo, en las que Nicolás Maduro fue reelegido como presidente, y que condenan que el mandatario impida la entrada en el país de ayuda humanitaria.

Varela y Piñera acordaron asimismo explorar la posibilidad de crear una ruta de cruceros entre Panamá y Valparaíso (uno de los principales polos turísticos de Chile) y firmaron un acuerdo de cooperación aduanera para facilitar el movimiento de carga y otros sobre asistencia humanitaria y reducción de desastres en la región. EFE