No hay soluciones mágicas contra suicidios: Arzobispo

Para combatir y prevenir el suicido, el arzobispo José Antonio Fernández Hurtado señaló que en ese tema no hay soluciones mágicas, por lo que es necesario trabajar en conjunto la Iglesia, gobierno, comunidades educativas, sociedad y seguir apostando por la familia, pues es donde se juega el futuro de la sociedad.

Expresó: “Son algo dolorosos los suicidios, eso implica una pérdida de sentido de la vida, los jóvenes no encuentran un futuro y toman esa salida, eso nos pone más en alerta para trabajar de manera conjunta”.

“Si no hay atención en la familia y tampoco en la escuela no se previene en este tema, vienen las consecuencias. No se le ve sentido a la vida, por lo que hay que investigar las causas, seguir líneas y criterios de acción”, agregó.

Reconoce que se han lanzado intentos para prevenir el tema por distintos sectores de la sociedad, pero es necesario que se unan. Necesario que se presente un proyecto para comenzar a trabajar sobre él.

Una manera de contrarrestar eso, dijo, es retomando los valores y sembrarlos a corto, y mediano plazo. Señaló que al ser todos corresponsables se debe trabajar juntos, y establecer estrategias, principalmente trabajar mucho en la familia y educación.

Sobre los problemas a los que se está enfrentando la Iglesia, por los casos que se han dado a conocer de pederastia, el Arzobispo comentó que se presentan problemas como en cualquier sector de la sociedad, pero así como hay realidades hay noticias falsas.

Señaló que el Papa Francisco tiene una responsabilidad, por lo que se dan cuenta que efectivamente hay problemas, por lo que se ha pedido tolerancia cero. En Durango reafirmó que no se ha tenido un problema de este tipo y se da cuenta del trabajo generoso de los 190 sacerdotes que conforman la Arquidiócesis de la entidad.

El trabajo que se hace en las comunidades alejadas, mencionó, son cosas positivas  que no se ven, pues se hace un trabajo de mensaje espiritual, la fraternidad y acciones con distintos grupos en diferentes comunidades y con las limitantes de una zona alejada.