Inicio > Noticias > Nacional > No se preserva la vida, anulando razones de vida

No se preserva la vida, anulando razones de vida

Borrego dixit

Salvador Borrego, Ph. D.

2-11-2020

 

Las autoridades sanitarias de NL prohíben a los mayores de 65 años el acceso a restaurantes, centros comerciales, deportivos, etc., no por que sean focos de contagio, sino para “protegerlos” por ser los más vulnerables, pero sí pueden, los pobres viejos, usar el transporte urbano donde viajan hacinados y con una exposición al riesgo mucho mayor. ¡Así de lógicos!

Seguramente fue la recomendación de algunos asesores mozalbetes, de esos que pasan de jóvenes inexpertos a viejos pendejos, sin que medie mucho en la transición. No entienden, entre otras cosas, las siguientes:

  1. Que los viejos corren más riesgos en sus casas a donde llegan visitas y sus propios familiares que salen y regresan a casa, que en lugares donde se les toma la temperatura, se les exige el cubrebocas y se vigila la sana distancia.
  2. Que para ellos salir de casa, ver a la gente, conversar con los amigos, es una razón de vida. Si los encerramos podrían no morir por COVID-19, pero morirán por otra cosa. Algunos de tristeza y otros de coraje, mentándole la madre al Bronco y a Manuel de la O.
  3. Que nadie tiene derecho de decidir qué riesgos corremos, en la medida en que sean riesgos estrictamente personales.

Ojalá que tanto Jaime como Manuel entiendan esto, si no por la estricta fuerza de la razón, por la conveniencia electoral. Hoy los viejos no somos un grupo pequeño, somos más que nunca antes. En cualquier momento algún partido podría tomar como bandera el respeto a las garantías individuales de los mayores de edad. Por lo pronto, algunos ya iniciamos el proceso de amparo.

Déjenos vivir, y déjenos coquetear con la muerte, que ante tanto ser querido ya perdido se hace cada vez más atractiva.