No se puede jugar con la salud de los duranguenses: Gerardo Villarreal

Preocupante que ferretería se convierta en clínica de hemodiálisis

  • Coprised debe esclarecer esta situación

Es preocupante que una ferretería en sólo meses se convierta en clínica de hemodiálisis, por lo que las autoridades de salud y especialmente la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado (Coprised), deben esclarecer la operación de la nueva clínica, ya que no se puede jugar con la salud de los duranguenses, consideró el diputado Gerardo Villarreal Solís.

Al atender a familiares de pacientes con hemodiálisis en el Congreso de Estado, el legislador comentó que donde ahora se les subroga el servicio de salud, durante en el mes de noviembre era la ferretería, por lo que confió en que cumpla con toda la normativa y disposiciones en la materia.

“Nosotros esperamos que haya participado en la licitación, para ser la ganadora de subrogar los servicios que anteriormente tenía la Clínica del Riñón y que tenga la capacidad de brindar un servicio de altura, dado que los pacientes con hemodiálisis aseguran por que anteriormente no se cumplía con las disposiciones de salud”, puntualizó.

Además, señaló que los familiares de los pacientes consideran que existe omisión por parte de la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado (Coprised), para otorgar la creación de la nueva clínica de manera muy rápida, donde posiblemente no cuente con todas las disposiciones legales en temas de salud.

 “Nosotros deseamos que sí lo tenga y deseamos que la licitación haya sido transparente y que además tenga vigilancia permanente por las instancias estatales y federales, para que no exista un problema más serio con los pacientes”, puntualizó Villarreal Solís.

El representante popular comentó que han solicitado al presidente de la Comisión de Salud que cite a comparecer al personal de la Coprised para que explique a fondo esta situación, ya que muchos pacientes vinculan directamente a la empresa que actualmente le subrogaron los servicios de hemodiálisis y temen que se ponga en riesgo su vida.