Inicio > Noticias > Internacional > “Nos están tratando como criminales” en Nicaragua, dice excarcelada opositora

“Nos están tratando como criminales” en Nicaragua, dice excarcelada opositora

Managua, 21 ago (EFE).- La líder estudiantil nicaragüense Amaya Eva Coppens, con nacionalidad belga y que permaneció nueve meses en prisión por protestar contra el Gobierno de Daniel Ortega, denunció este miércoles que los excarcelados opositores están siendo tratados “como criminales”.

“Realmente se nos está tratando como criminales”, dijo la estudiante de medicina en un video divulgado en su red social.

La líder estudiantil relató que hace dos días viajaba en un vehículo junto al también excarcelado opositor Sergio Midence y fueron retenidos dos veces por oficiales de la Policía Nacional en el mismo sector.

“Nos estaban buscando a nosotros, nos asediaron, incluso nos amenazaron”, afirmó.

Aseguró que uno de los policías cargó su arma, un AK-47, mientras otro revisaba el interior del vehículo y sus pertenencias.

“Fueron innecesariamente agresivos con nosotros”, comentó Coppens, para quien ese tipo de actuación policial “es una señal más de que si nosotros (los excarcelados) estamos afuera de las cárceles, no estamos para nada libres”.

Argumentó que como ciudadanos nicaragüenses, tras obtener su libertad por una polémica Ley de Amnistía, gozan plenamente de sus derechos, incluyendo el de libre movilización.

Observó, sin embargo, que “como excarcelados, como ciudadanos, no estamos libres de actuar como ciudadanos normales en Nicaragua”.

En tanto, Sergio Midence, quien conducía el vehículo, relató que los policías fueron agresivos, que golpearon la ventana del carro, y los obligaron a bajarse del mismo, y los revisaron “por completo”.

“Nos dejaron ir y a los 500 metros estaba otro retén de Policía. Nos bajaron (nuevamente) del vehículo, nos pidieron la cédula de identidad y dijeron claramente: aquí tenemos a los objetivos”, según dijo.

El no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) ha advertido sobre un “recrudecimiento” de la persecución contra opositores en Nicaragua, principalmente excarcelados.

Organismos humanitarios también han advertido que las autoridades ahora están acusando a los opositores por delitos comunes, y no por los delitos de crimen organizado y terrorismo, como lo hicieron en un inicio antes de aprobar la polémica Ley de Amnistía, el pasado 8 de junio.

En junio pasado, el Ejecutivo nicaragüense liberó a los principales dirigentes de las protestas ciudadanas que estallaron hace más de un año, bajo una ley de Amnistía que, según la oposición, dejará impune la represión gubernamental.

Las opositoras Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y la Unidad Nacional Azul y Blanco, han dicho que “la persecución de la Policía y fuerzas parapoliciales se enfoca en excarcelados políticos” y defensores de derechos humanos.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia era la contraparte del Gobierno de Ortega en una mesa de negociación con la que buscaban superar la crisis que atraviesa el país, y que el mandatario dio por concluida el 30 de julio pasado.

El Ejecutivo nicaragüense y la Alianza Cívica iniciaron una segunda ronda de negociaciones que permitió alcanzar en abril acuerdos parciales para la liberación de los manifestantes encarcelados a raíz de los sucesos ocurridos a partir del 18 de abril de 2018 y la restitución de los derechos civiles suspendidos durante los últimos meses.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 595 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.EFE

%d bloggers like this: