Nuevas condenas a cadena perpetua para varios líderes de Hermanos Musulmanes

El Cairo, 12 ago (EFE).- Destacados líderes del grupo egipcio Hermanos Musulmanes, incluido su guía supremo Mohamed Badía, recibieron hoy nuevas condenas a cadena perpetua dictadas por el Tribunal Penal de Guiza, en el este de El Cairo, por actos de violencia que se remontan a julio de 2013.

La agencia de noticias oficial egipcia, MENA, detalló que entre los sentenciados se encuentran Esam al Erian, vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ), el brazo político de los Hermanos Musulmanes; Mohamed al Beltagui, también miembro de la directiva del partido, y el clérigo islamista Safuat Hegazi.

Todos ellos fueron encontrados culpables de instigar y cometer actos de violencia y de terrorismo en el barrio de Al Bahr al Azam, en el este de El Cairo, en julio de 2013, cuando fallecieron cinco ciudadanos y un centenar resultaron heridos, y un exoficial del Ejército fue asesinado a puñaladas, según MENA.

Los líderes de los Hermanos Musulmanes ya habían sido condenados en septiembre de 2014 a cadena perpetua con esas mismas acusaciones por el Tribunal de Guiza, en un proceso que fue anulado por orden del Tribunal de Casación egipcio.

Mientras, el exministro de Suministros del Gobierno de los Hermanos Musulmanes, Basem Ouda, recibió hoy una condena a 15 años de cárcel, aunque en el primer juicio fue sentenciado a cadena perpetua, explicó la agencia de noticias.

Los condenados a cadena perpetua, que en Egipto equivale a 25 años, fueron acusados de formar una banda criminal para atacar a los ciudadanos, resistir a las autoridades y proveer con armas y fondos a este grupo, cuyos miembros no fueron identificados por MENA.

El PLJ confirmó en su cuenta de Twitter la condena perpetua emitida contra Badía, que ya ha recibido sentencias parecidas en otros casos contra él, todos ellos relacionados con la violencia que se registró en Egipto tras al golpe de Estado del 3 de julio de 2013 contra el presidente islamista, Mohamed Mursi.

El mandatario, que llegó a la presidencia aupado por los Hermanos Musulmanes, fue destituido por los militares y sus seguidores se manifestaron en las calles de Egipto y se enfrentaron a las fuerzas de seguridad semana tras semana, hasta que la represión acalló las protestas después de varios meses. EFE