Nueve muertos por morteros contra una sede del partido kurdo-iraní en Irak

Erbil (Irak), 8 sep (EFE).- Al menos nueve personas murieron y más de 30 resultaron heridas hoy por el impacto de morteros supuestamente lanzados desde Irán contra una sede del separatista Partido Democrático del Kurdistán Iraní (PDKI) en el este de Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí.

“Una de las sedes del opositor Partido Democrático del Kurdistán Iraní fue bombardeada por Irán lo que causó la muerte de 9 personas y más de 30 resultaron heridos, entre ellos civiles”, en la ciudad de Koya, fronteriza con Irán, dijo en un comunicado el jefe de la policía de Koya, Shursh Kaka.

Por otra parte, la agrupación separatista informó en un comunicado de que “cohetes fueron lanzados por Irán contra una sede de su partido donde sus miembros estaban celebrando reuniones de alto nivel”.

Hasta el momento, las autoridades iraníes no han reaccionado ante esta información.

En su cuenta oficial de Twitter, el partido indicó que los ataques impactaron en campos de desplazados en los que al menos 50 personas han sufrido lesiones.

Según el medio kurdo Rudaw, el secretario general del grupo separatista Mustafa Mawludi, así como su predecesor Jaled Azizi, fueron heridos en el ataque a su sede mientras se llevaban a cabo reuniones de alto nivel.

Este ataque se produce un día después de que centenares de manifestantes prendieran fuego al consulado de Irán en la ciudad iraquí de Basora, ubicada en el sur del país y cuya población es de mayoría chií, donde existe una crisis social y sanitaria.

Los grupos armados de los partidos kurdos opositores a Irán se concentran en Koya y en otras zonas dentro de la región del Kurdistán iraquí, fronteriza a Irán y a Turquía.

Los ataques de los grupos armados que comparten las aspiraciones separatistas del PDKI contra la Guardia Revolucionaria iraní desde los montes de Qandil son habituales.

En esa zona también están presentes miembros del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerados “terroristas” por Turquía.

Los kurdos, el tercer pueblo más importante en número de Asia Occidental, con más de 30 millones de personas, después de los árabes y los turcos, es la minoría étnica más numerosa sin Estado propio.

Su población está repartida entre Turquía (15 millones), Irán (10 millones), Irak (6,5 millones), Siria (2 millones) y Armenia (1 millón). EFE