Nuevo católico

  • La familia Gálvez Aguilar disfrutó de un encantador día de festejo

Por Yazmin G. Rivera

Un día lleno de bendiciones y múltiples muestras de cariño fue el que disfrutó la familia Gálvez Aguilar, quienes con fervor y alegría llevaron hasta el altar del templo de Cristo Rey al pequeñito Mateo, para ser bautizado como nuevo hijo de Dios.

Sus padres, Mirna Aguilar de Santiago y Gilberto Gálvez Rivera, lo cargaron con entusiasmo y junto a su hijito recibieron la Bendición de Dios y atentos escucharon el mensaje divino.

Los encargados de otorgarle la vela, el rosario y el ropón al pequeño fueron los afortunados Maru Orrante Mendoza y José Antonio Morales Guzmán, quienes contentos aceptaron la invitación en honor a Mateo y con gusto juraron ante el Señor estar siempre al pendiente de su ahijadito y guiarlo por el camino correcto.

Allegados fueron testigos de este bendito acto de fe, por lo que de igual forma prestaron atención  a las palabras del oficiante, quien los exhortó a seguir el Camino de Dios y ser fieles a su fe, por lo que los feligreses asentaron y recibieron las aguas benditas.

Posterior a la misa de bautismo, la familia anfitriona organizó un agradable festejo, el cual se llevó a cabo a las afueras de la ciudad, al cual amistades cercanas y demás familiares los acompañaron gustosos.