Inicio > Noticias > Internacional > Nuevo sultán en un Omán conmocionado por la muerte de Qabús bin Said

Nuevo sultán en un Omán conmocionado por la muerte de Qabús bin Said

Noemí Jabois

El Cairo, 11 ene (EFE).- Apenas unas horas después de anunciarse de madrugada la muerte de Qabús bin Said de Omán sin herederos ni sucesores conocidos, este sábado subió al trono Haitham bin Tareq al Said para tomar el relevo del que era el último sultán de Oriente Medio, tras casi cinco décadas en el poder.

En un aparente intento de evitar un vacío de poder, el nuevo sultán logró encajar en una misma mañana la celebración de la ceremonia de su ascenso al trono, marcada por las promesas de continuar con la política conciliadora y de no interferencia de su predecesor, y la despedida de Bin Said hacia el cementerio familiar de Baushar, en la región de Mascate.

Junto a miembros de la familia real, ministros, asesores, líderes militares y políticos, Al Said dio su último adiós al sultán, cuyos restos mortales fueron trasladados posteriormente al cementerio de la familia real para allí oficiarse un funeral, informó la agencia oficial omaní ONA.

El mundo árabe se despertó sobresaltado esta madrugada con la noticia del fallecimiento de un líder enfermo desde hacía tiempo, pero de cuya afección no se sabía prácticamente nada.

Y en un lapso de pocas horas la región conoció también el anuncio de la elección de Haitham bin Tareq al Said para el cargo.

El traspaso fue una sorpresa para muchos, pues el estatuto de 1996 establece un periodo de tres días para el nombramiento y nadie sabía siquiera si eran ciertos los rumores sobre la existencia de dos cartas con el nombre del sucesor, que, se dice, estaban guardadas bajo llave en la capital y la ciudad de la realeza, Salalah.

Una de las grandes incógnitas que rodeaban al sultán ahora fallecido, de 79 años, era precisamente quién le sustituiría en el trono, pues no había designado un sucesor entre sus parientes y tampoco existía un protocolo escrito sobre qué pasaría en caso de defunción.

La ceremonia de toma de posesión de Al Said, que ocupó anteriormente puestos en el Ministerio de Exteriores y tiene poco más de 60 años, fue casi inmediata, a primerísima hora de la mañana.

El acto se completó con un desfile de altos cargos para apretar la mano del nuevo sultán y un discurso televisado.

“Nosotros seguimos la línea del sultán difunto, aseguramos los principios que él eligió para la política externa, que se basan en la convivencia pacífica entre los pueblos, la buena vecindad y no interferir en los asuntos internos de los otros”, afirmó el nuevo sultán ante los asistentes.

Bajo la batuta de su fallecido líder, Omán consiguió mantenerse al margen de los conflictos en el golfo Pérsico y Oriente Medio y trató de mantener una postura neutral entre el eje suní, liderado por Riad, y el chií, con Teherán a la cabeza.

En su intervención, el nuevo dirigente se comprometió a seguir respetando la “soberanía” de los países, mantener la cooperación internacional, apoyar la vía pacífica para la resolución de “todas” las disputas y tener relaciones amistosas con las diferentes naciones del mundo.

Queda por ver ahora si logrará llenar el vacío dejado por un sultán en el poder desde 1970, muy querido y hasta venerado en el pequeño país, del que se le atribuye la modernización y desarrollo en las pasadas décadas, a pesar de que no cuenta con grandes reservas de petróleo, como otros vecinos del golfo Pérsico.

Bin Said, en el trono tras derrocar a su padre Said bin Taimur en un golpe palaciego no sangriento, no sólo era muy apreciado en el sultanato, sino también en todo el mundo árabe, que este sábado llora su muerte con una lluvia de mensajes de condolencia, rezos y alabanzas.

“Con total tristeza expreso mis sinceras condolencias al mundo árabe y al pueblo hermano omaní por la muerte de su majestad el sultán Qabús bin Said, que fue siempre un defensor de los problemas árabes e islámicos en diversas situaciones”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

La Presidencia egipcia ha anunciado, además, tres días de luto oficial.

Desde Arabia Saudí, el rey Salman bin Abdelaziz y el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, expresaron sus “sinceras condolencias” a la familia y el pueblo omaní, con quien el reino comparte la “tristeza”, en palabras del monarca recogidas en un comunicado de la Casa Real.

Por su parte, el presidente de Emiratos Árabes Unidos (EAU), jeque Jalifa bin Zayed Al Nahyan, ha ordenado la celebración este sábado de un funeral in absentia, con rezos que tendrán lugar en todas las mezquitas del país, según la agencia oficial WAM.

Irak también recibió con “todo el lamento” la noticia del fallecimiento de Bin Said, a quien en un comunicado de la oficina del presidente iraquí, Barham Saleh, se califica de “fundador del renacimiento moderno”, líder, sabio y una persona “racional”. EFE