NZME y Stuff (Fairfax) apelarán fallo judicial contra su plan de fusión

Radio New Zealand

Sídney (Australia), 5 feb (EFE).- New Zealand Media and Entertainment (NZME) y Stuff (Fairfax), dos de los más importantes grupos mediáticos de Nueva Zelanda, anunciaron hoy su intención de recurrir un reciente fallo del Tribunal Superior contra su fusión.

La corte de justicia ratificó el dictamen de la Comisión de Comercio (NZCC) que consideraba que la fusión concentraría la propiedad de diarios y portales de noticias a un nivel “sin precedentes”.

Los dos grupos pedirán al Tribunal Superior que permita el traslado del caso al Tribunal de Apelaciones, donde NZME confía en que pueda presentarse el recurso durante el segundo semestre del año, informó el diario New Zeland Herald, que pertenece al grupo mediático.

“La apelación de NZME y Stuff, analizada en el Tribunal Superior en octubre de 2017, no prosperó pero las conclusiones del Tribunal Superior revelaron que la NZCC ha desestimado significativamente los beneficios públicos cuantificables en la fusión propuesta”, según un comunicado de NZME a la bolsa de valores del país.

“Tras cuidadosas revisiones y análisis de las razones del Tribunal Superior, las empresas siguen creyendo que la NZCC se equivocó en los hechos y legalmente al declinar dar luz verde a la autorización para la fusión”, agregó la empresa.

El magistrado del Tribunal Superior neozelandés Robert Dobson justificó su fallo al coincidir con la Comisión de Comercio en “cuatro de los seis mercados que se sometieron al análisis de la competencia”.

Los dos grupos defendieron su fusión como necesaria para garantizar su viabilidad financiera ante el creciente poder de Facebook y Google sobre los beneficios en publicidad.

Fairfax NZ es dueña del portal de noticias Stuff.co.nz, así como de los diarios The Sunday Star Times, además de varios periódicos comunitarios y el portal social Neighbourly.

Su rival NZME posee el diario y el portal de noticias del diario The New Zealand Herald, varios periódicos regionales en la Isla Norte y la mitad de las emisoras comerciales del país. EFE