sábado, diciembre 4, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Obiang rechaza hablar de “sucesión” en el poder en Guinea Ecuatorial

Obiang rechaza hablar de “sucesión” en el poder en Guinea Ecuatorial

Por Lucía Blanco Gracia

Bata (Guinea Ecuatorial), 25 nov (EFE).- El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, que dirige el país con mano dura desde 1979, rechazó hoy hablar de “sucesión” para ocupar su puesto y aseguró que habrá una “alternancia” propia de una democracia.

El jefe de Estado, de 79 años, rehusó desvelar detalles sobre la elección del candidato presidencial a los comicios de 2023, durante una inusual rueda de prensa en Bata, capital de la región continental del pequeño país centroafricano, con presencia de medios internacionales.

Obiang compareció ante la prensa tras la clausura la pasada madrugada del VII Congreso Nacional Ordinario del gubernamental Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), del que es presidente fundador.

Antes del cónclave, que tuvo lugar entre el 22 y el 24 de noviembre, se especulaba con el posible nombramiento del aspirante del partido a las elecciones presidenciales, que se celebrarán después de los comicios legislativos en 2022.

“En lo que respecta a la permanencia en el poder, hay que saber que en un estado de democracia no creo que sea bueno hablar de sucesión, como si fuera una herencia”, afirmó Obiang en declaraciones poco habituales a medios internacionales.

Sin embargo, según analistas, la pugna para suceder al mandatario -el presidente que más tiempo lleva en el poder en el mundo, 42 años- se dirime entre dos de sus hijos, ambos actualmente con cargos importantes en el Gobierno.

Por un lado, el vicepresidente y encargado de la seguridad nacional, Teodoro Nguema Obiang Mangue -conocido como “Teodorín”- y, por otro, Gabriel Mbega Obiang Lima, ministro de Minas e Hidrocarburos (Guinea Ecuatorial es uno de los principales productores de petróleo de África).

Tanto “Teodorín”, una figura controvertida por sus sonados escándalos relacionados con casos de corrupción, como Lima cuentan con sus propios apoyos nacionales e internacionales.

No obstante, la Constitución, en principio, favorece al primero, al establecer que debe ser el vicepresidente quién tome el relevo del jefe de Estado en caso de dimisión, incapacidad o muerte.

Con todo, Obiang, recordó hoy que, desde la última reforma constitucional de 2011, existe un límite de dos mandatos presidenciales, que no se aplica de forma retrospectiva.

“Así que aún tengo la posibilidad de presentarme como candidato, si el pueblo así lo requiere”, aseveró el veterano gobernante, asegurando que el PDGE escogería a su candidato “cuando se convoquen las elecciones”.

Las últimas elecciones presidenciales se celebraron en abril de 2016, en las que el mandatario fue reelegido con algo más del 95 por ciento de los votos, un resultado empañado por denuncias de fraude por parte de los candidatos opositores y la comunidad internacional.

EXPULSIÓN DE MIGRANTES

En la misma rueda de presa, Obiang se defendió de las críticas recibidas después de que activistas y organizaciones de derechos humanos denunciaran una oleada de arrestos contra migrantes durante el último mes.

En este sentido, fuentes sobre el terreno aseguraron a Amnistía Internacional que, a principios de noviembre, se produjo una redada masiva contra ciudadanos extranjeros arrestados en malas condiciones en un polideportivo de Malabo, la capital, según explicó a Efe la investigadora para África Central de la organización, Marta Colomer.

“La Gendarmería constantemente está controlando a los inmigrantes para que justifiquen la documentación, pero eso no quiere decir que se los esté maltratando”, esgrimió Obiang este jueves.

“No tenemos una situación como la de Libia, no hay violaciones contra las personas”, aseguró.

Las autoridades ecuatoguineanas anunciaron recientemente un periodo “de gracia” de tres meses para que los ciudadanos extranjeros en el país que no dispongan de documentación puedan regularizar su situación, pero no están claros los detalles de este proceso.

Según declaró a Efe la politóloga y activista ecuatoguineana Trifonia Melibea Obono, “es normal en Guinea Ecuatorial que, en cualquier momento y a cualquier hora del día, las fuerzas del orden público detengan a inmigrantes alegando que no tienen documentación”.

Obiang gobierna el país con puño de hierro desde 1979, cuando derrocó a su tío Francisco Macías mediante un golpe de Estado.

Desde su independencia de España, en 1968, Guinea Ecuatorial está considerada por las organizaciones defensoras de los derechos humanos uno de los países más corruptos y represivos del mundo, debido a las acusaciones de detenciones y torturas de disidentes y a las denuncias de repetidos fraudes electorales. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: