Obispo nicaragüense advierte de “más sangre” si Ortega no toma consciencia

Managua, 8 jun (EFE).- El obispo nicaragüense Abelardo Mata advirtió hoy de “más sangre y dolor” si el presidente del país, Daniel Ortega, no toma consciencia de la actual crisis que atraviesa Nicaragua y que ha dejado al menos 135 muertos desde el pasado 18 de abril, según cifras de organismos humanitarios.

“Con pena te lo digo: si es que él (Ortega) no toma conciencia de que ya no podrá gobernar en paz a la nueva Nicaragua que ha surgido desde el 18 de abril, nos espera más sangre y dolor, en forma inmediata”, vaticinó el también secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, a la edición digital del diario La Prensa.

“Aquí ya no hay retroceso. Se saldrá de esta crisis a punta de sangre y tribulación”, continuó.

El presidente nicaragüense pidió el jueves a la Conferencia Episcopal de Nicaragua tiempo para reflexionar sobre una propuesta de “democratización” presentada en el diálogo nacional, que se encuentra suspendido, con el fin de buscar una salida a esa crisis.

Una vez que el presidente Ortega les responda formalmente, la Iglesia convocará a la mesa plenaria del diálogo nacional para valorar la respuesta y, por tanto, “la factibilidad de continuar el mismo diálogo nacional”, según el Episcopado.

El diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia -que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos- fue suspendido poco después de haberse iniciado a mediados de mayo y tras la propuesta de los sectores civiles de adelantar las elecciones como salida a la crisis, lo que el Gobierno tildó de “golpe de Estado”.

A juicio del obispo Mata, “el destino de Nicaragua es su liberación de este sistema que ha desfigurado la República que soñamos cuando triunfó doña Violeta” Barrios de Chamorro en 1990.

Para el religioso, Ortega tiene la visión de que la gente se está matando entre sí, es decir no asume su responsabilidad de que son fuerzas de seguridad y “parapoliciales”, las que atacan con armas de fuego a la población.

“Desea que la Iglesia ejerza su potestad moral por la boca de los sacerdotes para pacificar a tantos creyentes exaltados y que se están matando unos a otros, según su visión. Así piensa que se pueda superar la crisis. No se asume la responsabilidad que le corresponde”, criticó Mata.

“¿No hay voluntad política de superar la crisis? ¿Cuál es la causa? No asumir la responsabilidad de que los grupos parapoliciales están bajo el paraguas del partido de Gobierno y protegidos por la Policía, considerar a la Policía como la víctima de todos los atropellos porque están acuartelados, obedeciendo la orden recibida”, reprochó.

Nicaragua cumple hoy 52 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80, que ha dejado al menos 135 muertos y más de un millar de heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.EFE