Obispos fijan fecha para el diálogo pese a los enfrentamientos en Nicaragua

METRO Nicaragua

Managua, 14 may (EFE).- Nicaragua ya tiene fecha, hora y lugar para dar inicio a la tan ansiada mesa de diálogo nacional que sirva para poner fin a la crisis sociopolítica que afecta al país centroamericano desde hace 27 días y que ha dejado entre 54 y 65 muertos, según organizaciones humanitarias.

“Después de escuchar el clamor de una gran mayoría de la sociedad y conscientes de la gravedad de la situación que vivimos en el país, y aun cuando las circunstancias para dicho diálogo no son las más idóneas, anunciamos el inicio del mismo para este miércoles 16 de mayo a las 10.00 hora local (16.00 GMT) en el auditorio del Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima”, señaló el presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes.

Previamente, el Gobierno de Nicaragua había autorizado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizar una visita de trabajo para observar la situación de los derechos humanos en el país.

“El Gobierno de la República de Nicaragua expresa su anuencia para que en el menor tiempo posible la comisión realice dicha visita de trabajo, con el objeto de observar in loco la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua en el contexto de los sucesos del 18 de abril” pasado a la fecha, indicó el Ejecutivo en una carta remitida por el canciller nicaragüense, Denis Moncada, al secretario ejecutivo de esa comisión, Paulo Abrão.

El ingreso de la CIDH era una de las condiciones principales solicitadas por la Iglesia para poner fecha al diálogo, sin embargo, había otros requerimientos incumplidos como el cese de la represión o la supresión de los cuerpos paramilitares.

El cardenal reiteró que la Iglesia actuará en este diálogo como mediadora y testigo y manifestó que “la Iglesia no tiene soluciones para todas las cuestiones particulares, pero junto con las diversas fuerzas sociales, acompaña las propuestas que mejor respondan a la dignidad de la persona humana y al bien común”.

“Esperamos que el diálogo aborde estructuralmente el tema de la institucionalidad del país con el objetivo de ir allanando el camino hacia su democratización”, añadió.

Tras este anuncio, llegaron las reacciones de los interlocutores que participarán en las negociaciones.

La Coalición Universitaria anunció que estaba abierta a participar en el diálogo nacional, pero volvió a exigir al Gobierno el cese de la represión.

“No hemos dicho que no queremos el diálogo, sí estamos anuentes al diálogo, pero seguimos exigiendo que haya paz, que haya justicia. En este preciso momento no están todas las condiciones dadas, pero estamos trabajando para conseguirlas”, dijo Víctor Cuadras, uno de los portavoces de la coalición universitaria.

Representantes de la sociedad civil y del sector privado de Nicaragua también expresaron su “anuencia” para “asistir al diálogo nacional”.

“Tengan la seguridad que vamos a defender nuestros derechos y exhortamos a seguir en la lucha pacífica hasta que veamos cumplidas las demandas del pueblo nicaragüense”, indicaron.

El director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Social y Económico (Funides), Juan Sebastián Chamorro, explicó que “las condiciones no están dadas, porque se está dando represión en algunos puntos del país, pero vamos al diálogo nacional para hablar de este tema y exigir que cese la represión”.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, también defendió la asistencia al diálogo pese a los riesgos evidentes que conlleva.

“En este momento estamos apostando, tomando ese riesgo para que encontremos a través del diálogo la respuesta tanto al tema de la justicia y la seguridad, como a la democratización del país”, señaló en declaraciones a Efe.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Comercio americana (Amcham) María Nelly Rivas defendió el avance que supone este anuncio para abordar los temas que preocupan a los nicaragüenses.

“Es un avance positivo porque nosotros hemos dicho que creemos en un diálogo como la salida. Además hemos hablado de un diálogo inclusivo e incluyente, tanto en temas como en participantes, que por lo que vimos acá se está logrando”, comentó a Efe.

Mientras tanto, el país centroamericano volvió a reflejar un día más la crítica situación que atraviesa, con numerosos bloqueos en las carreteras de diversas poblaciones, manifestaciones en contra del Gobierno, y enfrentamientos con decenas de heridos. EFE