DAGUERROTIPOS

Los trenes eléctricos.- Allá por los años cincuenta lo máximo que le podía uno encargar al Niño Dios era un tren eléctrico, que era una chulada, pues caminaba sobre sus vías, pasando puentes y túneles. No sé por qué eso nada más lo disfrutaban los niños ricos, los demás nos contentábamos con que nos dejaran verlo o con un tren de cuerda de plástico que de cualquier manera hacía nuestras delicias.

 

Comercial de 1922.- MUESTRARIO de pistolas automáticas calibres 38-25. PISTOLAS IZQUIERDAS cal. 38 Especial 32-20 y 32 Colt. Rifles de Salón, Escopetas de caza de uno y dos cañones, etc. Cartuchos de Todas Clases y CALIBRES ¡Aproveche! Compre las legítimas “DESTROYER” que llevan grabado un Barquito. Vea al representante de esta Famosa Armería en el Hotel París y S. Carlos. Pedidos por Express C. o D. y por correo, Reembolso (Durango, Dgo.)

 

“Pecsi”.- Fueron muchos o son los pobladores de los ranchos durangueños que por dificultades de pronunciación a la Pepsi Cola le llamaban o le llaman “Pecsi”: “Vamos a la tienda a mercar una “Pecsi” pa’ amarrarla”.

Lenguaje popular.- En los años cincuenta y sesenta, en los pueblos y ranchos de Durango, eran muy usadas palabras del español antiguo y también deformaciones del inglés, como mercar, empréstame, daca, jallé, vide, juimos, atrompillar, truje, bujero, juerza, breca (freno) parquearse (estacionarse).

 

Radionovelas.- Por los años cincuenta y sesenta, antes de que la televisión llegara, las amas de casa de Durango se entretenían con radionovelas o episodios de aventuras, estando entre las más populares “El derecho de nacer”, “El muro de odio”, “La rebelión de la juventud”, “Chucho el Roto”, “Felipe Reyes” y “Kalimán”, sin faltar desde luego la consejera de almas la “Doctora Corazón”, y uno que otro programa de suspenso como “Apague la luz y escuche”.