Obra de Koons supera los 91 millones de dólares y bate récord de artista vivo

Nueva York, 15 may (EFE).- La escultura “Rabbit” del estadounidense Jeff Koons batió este miércoles el récord del mayor precio pagado por una obra de un artista vivo al venderse por 91 millones de dólares en una subasta de Christie’s celebrada en Nueva York.

La pieza, producida en 1986, está considerada como una de los iconos del arte del siglo XX, y supera el precio histórico que alcanzó hace tan sólo seis meses el cuadro del pintor británico David Hockney “Portrait of an Artist (Pool With Two Figures)”, por el que se pagó 90 millones de dólares en noviembre.

Sólo existen cuatro ejemplares de “Rabbit”, hecho en acero inoxidable, pero este es el único que aun permanece en manos privadas, ya que los otros tres pertenecen a museos de Los Ángeles, Chicago y Qatar.

Además, mientras que los “Rabbit” del Board Art Foundation de Los Ángeles, del Museo de Arte Contemporáneo de Chicago y del Museo Nacional de Qatar se exhiben con frecuencia, el subastado este miércoles no había sido mostrado al público desde 1988, cuando se vio en el Museo Fredericianum de Kassel, Alemania.

“Rabbit”, una escultura minimalista en un brillante color plateado de un conejo, ha aparecido en numerosas portadas de libros, revistas y catálogos, y una versión monumental participó en 2007 en el popular desfile del Día de Acción de Gracias que organiza en Nueva York la cadena de grandes almacenes Macy’s.

Con esta escultura de poco más de un metro de alto, Koons vuelve a recuperar el récord de un artista vivo, que había ostentado desde noviembre de 2013 con su “Balloon Dog (Orange)”, porque el que se pagaron 58,4 millones de dólares en otra subasta de Christies, hasta que se lo arrebató Hockney.

Antes de venderse en la subasta de esta tarde de Arte Post-Guerra y Contemporáneo de Christie’s, “Rabbit” estaba expuesto en las amplias galerías de la compañía británica situadas en el centro de Manhattan, en el icónico Rockefeller Center, desde el pasado 3 de mayo hasta hoy, que podían visitarse de forma gratuita. EFE