Oficialismo boliviano dice que candidatura de Mesa evoca “liderazgos viejos”

T13

La Paz, 8 oct (EFE).- El partido gobernante boliviano Movimiento al Socialismo (MAS) aseguró hoy que la candidatura del expresidente Carlos Mesa (2003-2005) a las elecciones de 2019 “no tiene nada de nuevo” y recordó la afinidad de su partido y su participación como vicepresidente con algunos de los Gobiernos más criticados del país.

El jefe de la bancada parlamentaria del MAS, David Ramos, señaló a los medios que Mesa “no es un candidato nuevo” y que el anuncio de su postulación para las elecciones primarias con el Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) es un “reencuentro con la línea política que ha compartido”.

Ramos calificó al FRI como uno de los principales aliados del Gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (1985-1989) y lo cuestionó por apoyar aquel tiempo un decreto de liberalización de la economía boliviana que tuvo un alto costo social.

A su turno, la legisladora del MAS Betty Yañiquez sostuvo que la candidatura de Mesa manifiesta que en Bolivia existe una democracia sólida “que alguna vez han querido negar” sectores de la oposición del país.

En la misma línea de su colega Ramos, manifestó que Mesa “no empezó bien” su campaña al considerarse como un candidato nuevo cuando, desde su perspectiva, “no tiene nada de nuevo” y pertenece a “liderazgos viejos”.

Yañiquez apuntó que Mesa fue candidato y vicepresidente del MNR durante el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003), que “ha masacrado al país”.

En esa gestión gubernamental se produjo la protesta por la llamada guerra del Gas en El Alto, ciudad vecina de La Paz, en la que murieron al menos 68 civiles y unos 400 resultaron heridos por la represión militar y policial, aunque Mesa previamente decidió marcar distancia del Gobierno por diferencias con el presidente.

Los parlamentarios oficialistas comparecieron ante los medios tras reunirse en la sede del Gobierno boliviano en La Paz con el presidente de Bolivia, Evo Morales.

En un video publicado en redes sociales, Mesa indicó el pasado sábado que aceptó la invitación del FRI para postular por esa colectividad a los comicios presidenciales de 2019 en Bolivia, al considerar que su país está “en el umbral de un nuevo tiempo” que requiere “un nuevo liderazgo” que tienda la mano a los ciudadanos.

Mesa se constituye así en la principal opción de una todavía dispersa oposición boliviana que ha planteado algunas propuestas de unidad para hacer frente al presidente Evo Morales, actualmente habilitado para buscar su cuarto Gobierno consecutivo.

La normativa electoral boliviana prevé el registro de candidaturas para las elecciones primarias hacia finales de noviembre y la celebración de comicios internos de las agrupaciones políticas para el 27 de enero del próximo año. EFE