Inicio > Noticias > Internacional > OIT pide redoblar esfuerzos en igualdad de género laboral en Latinoamérica

OIT pide redoblar esfuerzos en igualdad de género laboral en Latinoamérica

Lima, 8 mar (EFE).- La Organización Internacional del Trabajo (OIT) pidió este viernes a los países de América Latina y el Caribe que redoblen sus esfuerzos para alcanzar la igualdad de género en el trabajo en la región.

La oficina regional de la OIT señaló, en un comunicado emitido en Lima con motivo del Día Internacional de la Mujer, que en el continente “hay brechas persistentes” que comprenden una menor participación laboral, mayor desempleo e informalidad, así como salarios más bajos para las mujeres.

En ese sentido, el director de la OIT para América Latina y el Caribe, Carlos Rodríguez, agregó que “el futuro del trabajo requiere tomar medidas para avanzar hacia la igualdad”.

“Las mujeres deben ser protagonistas del futuro del trabajo que queremos, por eso la región debe redoblar esfuerzos destinados a cerrar las brechas entre mujeres y hombres”, afirmó Rodríguez al referirse a los datos que muestran que persiste la desigualdad.

La OIT indicó que durante los últimos 20 años la incorporación femenina al trabajo ha sido sostenida en América Latina y el Caribe, lo que ha permitido que 131 millones de mujeres participen en la fuerza laboral, pero remarcó que “aún queda un largo camino por recorrer para lograr la igualdad de género en la región”.

Rodríguez comentó que “la participación laboral de las mujeres ha aumentado, pero sigue siendo 25 puntos porcentuales inferior a la de los hombres” y, además, “la tasa de desempleo esta tres puntos porcentuales por encima”.

“Otros indicadores nos hablan de salarios inferiores y de una sobrerepresentación en el empleo informal, que suele indicar precarias condiciones laborales”, acotó.

El organismo detalló que la participación de las mujeres en los mercados de trabajo es de 51,7 %, lo que representa “un avance considerable” desde el año 2000, cuando la tasa era de 47,3 %.

Aunque en 50 años se incorporaron al empleo unas 45 millones de mujeres, la OIT dijo que esta tasa “aún está lejos de alcanzar a la de los hombres, que es de 76,9 %”, equivalente a 187 millones de personas.

A pesar de esto, las mujeres son la mitad de los desempleados en la región, al llegar a 12,7 millones de los 25,5 millones de personas en esa situación, y la tasa de desocupación femenina esperada en 2019 es de 9,7 %, superior al 6,9 % de los hombres.

El organismo recordó que el Panorama laboral de América Latina y el Caribe 2018, que se presentó en diciembre pasado, destacó que el reto de igualdad de género está arraigado también en los salarios.

Aunque este documento destacó que entre 2013 y 2017 los salarios de las mujeres crecieron más que los de los hombres “esto fue insuficiente para cerrar las brechas salariales por género”.

En 2012, el salario de las mujeres representaba 79 % el de los hombres, pero desde entonces “el progreso ha sido modesto”, hasta llegar a 81 % en 2017.

Al respecto, Rodríguez dijo que “estas desigualdades no deben ser toleradas” cuando se debate “cómo garantizar los empleos del futuro en un escenario marcado por nuevas tecnologías, cambio climático, envejecimiento demográfico y por los efectos de la globalización”.

“Ese futuro, también se debe escribir en femenino”, remarcó antes de añadir que hay que dar pasos para “desarrollar programas para adaptar las capacidades de las mujeres a las demandas de los nuevos escenarios del futuro del trabajo”.

El director de la OIT consideró “necesario tener muy claro el compromiso asumido en la Agenda 2030 adoptada por los países miembros de la ONU, que se propone lograr para ese año la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor”.

Por su parte, el economista de la oficina regional de la OIT Hugo Ñopo destacó que “las variables tradicionales vinculadas a la productividad (educación, edad, sector económico, etc.) explican poco de la brecha salarial entre hombres y mujeres”.

“La mayor parte de las diferencias salariales son resultado de variables aún no observables de manera sistemática como los sesgos inconscientes, los estereotipos o la discriminación”, puntualizó. EFE

%d bloggers like this: