Ola de violencia en estado del noreste de Brasil continúa por quinto día

Agencia EFE

Río de Janeiro, 31 jul (EFE).- El estado de Ceará, en el noreste de Brasil y una de las regiones más pobres del país, cumple hoy el quinto día consecutivo de ataques criminales a autobuses y entidades públicas, tras una ola de violencia suscitada por la muerte de tres delincuentes a manos de las autoridades.

La ciudad más afectada ha sido Fortaleza, la capital regional, donde al menos 16 autobuses han sido incendiados y varias entidades públicas atacadas con armas, granadas y bombas caseras.

La ciudad de Maracanaú, en la zona metropolitana, así como los municipios de Caucaia y Chorozinho, han sido las otras regiones afectadas del estado norestino.

Según los registros de la prensa, en los últimos días han sido atacadas cuatro comisarías, tres sedes bancarias, siete predios de entidades públicas y un batallón de la Policía Ambiental.

De ellos, en la madrugada de este martes fueron objeto de tiroteos y bombas casera, dos comisarías, una en Fortaleza y otra en el municipio de Maracanaú.

De acuerdo con el secretario de Seguridad de Ceará, André Costa, los actos son una reacción de los criminales tras la muerte de tres supuestos delincuentes que intercambiaron tiros con policías, según declaraciones a G1.

Hasta el momento no hay heridos ni víctimas por la ola de violencia que se vive en el estado, pero varios agentes de la Policía tuvieron que resguardarse de los tiroteos de los criminales en una de las comisarías atacadas en esta madrugada.

Además de los autobuses, por los menos seis carros se incendiaron en el ataque a una de las sedes de la policía y 150 motocicletas fueron incendiadas en el depósito del Departamento Estatal de Tránsito en Fortaleza.

Este no es el primer ataque de esas magnitudes que vive el estado de Ceará.

En marzo de este año, medio centenar de vehículos fueron incendiados -entre motocicletas y autobuses- en varias ciudades, así como la sede de la Secretaría Estadual de Justicia, atacada, al parecer, por una “guerra” entre dos poderosas bandas del narcotráfico.

Durante el año pasado, los continuos conflictos entre esas bandas contribuyeron a un importante recrudecimiento de la violencia en Ceará, donde se registraron 5.023 homicidios, lo que supuso un aumento del 47 % respecto de 2016.

Según datos oficiales, el 82 % de esas muertes tuvo relación con asuntos vinculados al tráfico de drogas. EFE