Ombudsman de Guatemala celebra pacto mundial para una migración segura

Guatemala, 13 jul (EFE).- El titular de la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, celebró hoy el pacto mundial alcanzado por todos los países de la ONU, con la excepción de Estados Unidos, para una migración segura y ordenada.

“La implementación del pacto representa una oportunidad para que los Estados garanticen los derechos humanos de millones de personas migrantes”, dijo el magistrado de conciencia en un comunicado en el que se comprometió, en el marco de su mandato, a “vigilar por su cumplimiento”.

El documento, bautizado oficialmente como Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada, compromete a los Gobiernos con toda una serie de objetivos a la hora de gestionar las migraciones.

Entre las metas destacan ampliar las vías de migración regular, usar la detención de indocumentados únicamente como último recurso u ofrecer acceso a servicios básicos a todos los inmigrantes, sin importar su estatus.

El acuerdo no es jurídicamente vinculante, por lo que su implementación queda a la voluntad de los Estados, pero la ONU confía en que se convertirá en una guía clave a la hora de tratar todos los asuntos de migración, como ha ocurrido en otros ámbitos con documentos de ese tipo, como la Agenda 2030 para el desarrollo.

La adopción final de este documento -desarrollado en torno a 23 objetivos y que se cerró este viernes tras seis rondas de negociaciones intergubernamentales en la sede de la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York- es producto de un diálogo desarrollado durante los dos últimos años.

Rodas aseguró que constituye un entendimiento común sobre la forma de abordar de forma efectiva la migración internacional en sus distintas dimensiones y dijo que su implementación busca garantizar el respeto, la protección y el cumplimiento de los derechos humanos de todas las personas migrantes.

La adopción oficial del documento tendrá lugar en diciembre 2018, en una cumbre que se celebrará en Marruecos. EFE