Ombudsman denuncia falta de control y seguridad en las cárceles de Guatemala

Prensa Libre

Guatemala, 31 ene (ACAN-EFE).- La Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala denunció hoy que las cárceles del país tienen infraestructuras deterioradas, sobrepoblación y hacinamiento, corrupción interna y falta de control y de seguridad.

Esta situación, que dificulta tener el control de los centros carcelarios y pone en riesgo la vida e integridad de los privados de libertad, también tiene “un gran impacto en la seguridad ciudadana”, pues desde las propias cárceles “se planifican y cometen delitos”, particularmente la extorsión.

A juicio de la magistratura de conciencia, que presentó este miércoles el Informe Anual Circunstanciado 2017 sobre la situación de los derechos humanos en el país, el Estado sigue utilizando cuarteles militares para los reos, incumpliendo lo establecido en la Constitución.

La Procuraduría advierte además que el presupuesto del Sistema Penitenciario, a cargo de los 22 centros que hay en el país, no ha sido fortalecido y en algunos casos fue hasta disminuido, y que las autoridades no logran tener el control.

En los últimos tres años, 127 personas privadas de libertad murieron de forma violenta, al menos 14 en 2017, y otros reos han denunciado agresiones físicas graves por parte de otros compañeros que buscan, por ejemplo, “un espacio donde dormir”.

Es por ello que ante esta situación, pide separar a los reos según su situación jurídica, su sexo y su peligrosidad; fortalecer la seguridad, desarrollar un programa integral de salud para los presos, coordinar los traslados, garantizar una alimentación suficiente y adecuada y mejorar los recursos financieros.

En los 22 centros carcelarios de Guatemala hay más de 20.000 presos, lo que representa un hacinamiento del 200 %, de acuerdo con las autoridades, que han reconocido en numerosas ocasiones que el control de las cárceles recae en las pandillas y no en ellos.ACAN-EFE