Ombudsman mexicano pide consultar a indígenas sobre construcción de proyectos

Animal Político

México, 27 ago (EFE).- El ombudsman mexicano, Luis Raúl González, pidió hoy que se garantice el derecho de los pueblos indígenas a ser consultados sobre la construcción de proyectos de infraestructura en sus territorios.

“Los proyectos de desarrollo económico, ajenos a las culturas indígenas y basados en la explotación de sus recursos naturales continúan generado grandes injusticias y fuertes demandas para que se garantice su derecho a ser consultados”, alertó el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Durante un seminario sobre derechos indígenas, González señaló que deben ser motivo de consulta las adjudicaciones de tierras, la construcción de plantas hidroeléctricas, la explotación de recursos, el desarrollo del turismo y los reacomodos de población indígena, entre otros.

La Constitución de México prevé “consultar a los pueblos indígenas en la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo y de los planes de las entidades federativas y de los municipios”, así como “incorporar las recomendaciones y propuestas que realicen”.

“Las actuales políticas del desarrollo basadas en megaproyectos extractivos, energéticos, turísticos, inmobiliarios y de agricultura constituyen un reto mayúsculo para el goce de los derechos humanos de los pueblos indígenas”, sostuvo González.

Y añadió que “la atención, protección y defensa de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas es indispensable para pensar un país democrático”.

El movimiento indígena mexicano, en boca del Consejo Nacional Indígena y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), ha criticado con dureza la construcción de infraestructuras anunciada por el presidente electo de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que amenazan con “destruir” sus tierras.

Concretamente, el próximo mandatario anunció la construcción del denominado Tren Maya, que unirá el turístico estado de Yucatán con el estado indígena de Chiapas, y un corredor en el Istmo de Tehuantepec, que una el Atlántico y el Pacífico. EFE