Ombudsman salvadoreña pide agregar más delitos a “clientes” de red de trata

raquel-caballeroSan Salvador, 7 ene (EFE).- La procuradora de Derechos Humanos de El Salvador, Raquel Caballero, pidió hoy a la Fiscalía agregar los delitos de estupro y violación a la acusación contra 4 hombres, incluido un reconocido presentador de televisión, supuestos “clientes” de una red de trata y prostitución de niñas.


“Considero importante que se valore el derecho de las víctimas al acceso a la justicia, a fin de que Fiscalía impute además otros delitos que posiblemente pudieron cometer los ahora procesados (…) como podría ser el delito de estupro o violación agravada”, señaló Caballero en un comunicado de prensa.

Los sospechosos, que fueron arrestados el pasado 3 de enero, afrontan un proceso penal por el delito de “remuneración por actos sexuales con menores de edad”.

Estos son Luis Alonso Marroquín, Salvador Enrique García y el empresario de espectáculos Denis José Regalado Osullivan, que fue detenido cuando regresaba de México.

Junto a ellos también fue detenido el locutor de radio y presentador por más de 12 años de la mayor cadena de televisión salvadoreña Maximiliano González, conocido como “Gordo” Max.

La acusación de la Fiscalía se basa en el testimonio de una joven que fue prostituida por una red de trata de personas entre los 13 y 17 años.

“Estos pagaron diferentes cantidades de dinero por sostener relaciones sexuales con la víctima, a pesar que conocían que ella era menor de edad”, de acuerdo con la institución.

La Fiscalía indicó que estos hechos se vinculan con la desarticulación en 2014 de una organización que engañaba a adolescentes con ofertas de trabajo y después las obligaban a prostituirse.

Entonces, de acuerdo a la Fiscalía, González estuvo involucrado pero en calidad de testigo, pese a que el fiscal general de la época, Luis Martínez, conocía sus actuaciones.

Los acusado enfrentan hoy la audiencia inicial en la que el juez Primero de Paz de la central localidad de Santa Tecla decidirá si pasan a la siguiente etapa en libertad condicional o son enviados a los calabozos de la Policía, donde se encuentran desde que fueron arrestados. EFE