Once crías de berrendo peninsular nacen en México, las primeras de 2018

El Sol de Nayarit

México, 16 feb (EFE).- Once crías de berrendo peninsular -una subespecie de protección prioritaria – nacieron en el estado mexicano de Baja California, las primeras de 2018, informó hoy la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Las crías nacieron tras 240 días de gestación en el Área Natural Protegida (ANP) Valle de los Cirios, y suponen un éxito de la conservación de especies prioritarias en México ya que, tras estar al borde de la extinción, hoy día se cuenta con 500 ejemplares.

El berrendo peninsular (Antilocapra americana peninsularis) es una subespecie mexicana del berrendo, considerado el único antílope de América y el segundo animal terrestre más rápido del mundo, capaz de alcanzar velocidades de hasta 95 kilómetros por hora, solo por detrás del guepardo.

Cabe mencionar que en las planicies costeras de Baja California existen registros de esta subespecie en pinturas rupestres de al menos 5.000 años de antigüedad que evidencian la importancia que el mamífero tenía para los antiguos pobladores de la zona.

Se trata de un animal acostumbrado a vivir en condiciones extremas de sequía y está capacitado para pasar meses sin beber agua.

Los berrendos satisfacen sus necesidades de líquido a través de complejas adaptaciones fisiológicas y conductuales que les permite aprovechar el agua en forma de rocío o a través de la humedad del forraje que consumen.

El berrendo tiene un extraordinario metabolismo que le permite adaptarse a clima extremos, pues es capaz de variar su temperatura en un rango de cuatro grados de acuerdo a las condiciones ambientales.

Esta subespecie se caracteriza por tener una corona de pelo en la base de los cuernos y unas extremidades largas y delgadas.

Su longitud corporal va de 1,3 a 1,5 metros y los ejemplares machos pueden llegar a pesar hasta 70 kilogramos mientras que las hembras alcanzan los 55 kilogramos.

En 1998 la Conanp desarrolló el Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE) del berrendo con el fin de mitigar las amenazas que enfrenta la subespecie: sequía, depredación, cacería ilegal y competencia por alimento con el ganado. EFE