O’Neill prepara penaltis pero ve difícil que Dinamarca no marque en Dublín

 

Dublín, 13 nov (EFE).- El seleccionador nacional de Irlanda, Martin O’Neill, reveló hoy que su equipo ha ensayado penaltis para el partido de vuelta de la repesca del Mundial de Rusia, aunque reconoció que será “complicado” evitar que Dinamarca marque mañana en Dublín.


Otro empate sin goles, como el registrado el sábado en Copenhague en la ida, llevaría a ambos equipos a los lanzamientos desde los once metros, mientras que “un solo tanto” cambiaría radicalmente el desarrollo de este decisivo encuentro, dijo O’Neill.

Fiel a su estilo defensivo, el técnico irlandés dejó entrever que su equipo volverá a actuar con cautela, ya que si los daneses ven puerta el combinado verde estaría obligado a marcar dos goles más, dado su valor doble en campo contrario.

“En el momento en que se mete un gol se eliminan muchas cosas. Adiós al tiempo añadido, a los penaltis, etcétera. Quizá también necesitaremos un par de tantos durante el partido porque será muy difícil que no marque Dinamarca en dos encuentros seguidos”, opinó O’Neill.

En caso de llegar a la fatídica tanda de penaltis, el seleccionador reiteró que sus futbolistas “los han ensayado” y que “están listos”.

“Por suerte -destacó-, tenemos jugadores que quieren asumir esa responsabilidad y, con esto, se tiene media batalla ganada”.

Preguntado por el planteamiento ultradefensivo desplegado en Copenhague en la ida, que resultó un muro infranqueable para los locales, el preparador irlandés aceptó que este tipo de juego resulta a veces “frustrante” para la afición.

“No obstante, creo que los seguidores saben que el equipo tiene buenas intenciones y que los jugadores dan todo lo que tienen y más. Saben que no se les puede pedir más”, recalcó el seleccionador.

En su opinión, el público “aprecia” lo que han logrado “durante los últimos dos años”.

Sin grandes estrellas ni jugadores destacados en los principales equipos de las ligas inglesas, destino habitual de los futbolistas irlandeses, O’Neill clasificó al combinado nacional para la Eurocopa de 2016.

Su reto ahora es llevarlo a la Copa del Mundo de Rusia el próximo verano, tras una ausencia de 16 años en la cita mundialista, desde la de Corea y Japón de 2002, en la que cayeron en octavos de final ante España. EFE