ONG de derechos humanos marroquíes denuncian múltiples abusos en el Rif

Rabat, 21 jun (EFE).- La Coalición Marroquí de asociaciones de Derechos Humanos, que incluye a 22 formaciones, denunció hoy una serie de violaciones de derechos humanos perpetradas por la policía marroquí en la zona del Rif, que vive desde hace medio año en un ambiente de protestas y tensión.

En un informe presentado en Rabat tras haber realizado un viaje de varios días al Rif, la coalición (que agrupa a organizaciones izquierdistas, islamistas y bereberes) explicó que las fuerzas de seguridad marroquí emplearon una violencia “excesiva” contra las protestas pacíficas y a veces de forma indiscriminada contra simples peatones en las calles de la ciudad.

Asimismo, denunció que la policía practicó detenciones abusivas e indiscriminadas contra jóvenes que supuestamente habían participado en protestas, fotografiado intervenciones policiales o concedido declaraciones a la prensa sobre las manifestaciones.

Varios de los detenidos, según el informe, fueron golpeados y maltratados por la policía tras su detención, y algunos de ellos todavía presentaban huellas de las heridas cuando comparecieron en los tribunales.

Además, el escrito lamentó que la policía irrumpiera en los domicilios durante en la noche, fuera de la hora legal, para realizar detenciones y registros, y en algunas ocasiones las fuerzas de seguridad rompieron las puertas y las ventanas de las casas para practicar las detenciones.

Tariq Sbai, que participó en la presentación de ese informe, explicó que la policía tomó muestras del ADN de los detenidos a través de su saliva, de una forma que viola la ley y sin contar con la autorización de la Fiscalía.

Por otra parte, el informe de hoy denunció el uso por la policía judicial de fotos íntimas o personales del líder de las protestas del Rif Naser Zafzafi, que se encuentra detenido, con el aparente fin de difamarlo, y también criticó el uso de la violencia por los servicios de seguridad contra las mujeres y las menores de edad.

La Coalición pidió en sus recomendaciones, entre otras cosas, la liberación de los detenidos y que haya un diálogo entre el Estado y los manifestantes para que sus reivindicaciones tengan unas respuestas duraderas en el tiempo.

Las protestas del Rif, que durante ocho meses han sido pacíficas en casi todos los casos, reclaman para esa región una serie de inversiones sociales del Estado -carreteras, universidad, hospitales y empleos- y no han derivado en consignas separatistas, pese a las acusaciones de lo contrario llegadas desde Rabat. EFE