ONG espera reparación por ejecuciones extrajudiciales en Río de Janeiro

Quito, 12 oct (EFE).- El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil, por su sigla en inglés) expresó hoy su confianza en que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) establezca “medidas de reparación plena” por 26 supuestas ejecuciones extrajudiciales cometidas en Río de Janeiro en 1994 y 1995.


Se trata del caso “Favela Nova Brasilia”, uno de los que centran las audiencias que la CorteIDH celebra esta semana durante su 56 periodo de sesiones, que tiene lugar en Quito.

En un comunicado, el Cejil sostiene que en octubre de 1994 y mayo de 1995, agentes policiales cometieron las ejecuciones y, además, abusaron sexualmente de tres chicas, dos de ellas menores de edad.

La organización no gubernamental afirma también que los homicidios y violaciones quedaron impunes “a pesar de que todas la evidencias apuntan a que las víctimas fueron ejecutadas”, pues los hechos no fueron investigados adecuadamente.

Según información que publica en su web la CorteIDH, “las acciones penales respecto de la mayoría de los hechos del caso se encuentran prescritas a nivel interno”.

“Según se alega, estas muertes fueron justificadas por las autoridades judiciales mediante el levantamiento de ‘actas de resistencia al arresto'”, añade la Corte.

La ONG espera que el tribunal determine la responsabilidad penal de los agentes que -afirma- estuvieron involucrados directa e indirectamente y que establezca medidas para que se adopten políticas que lleven a investigar y perseguir con prontitud a los agentes implicados en graves violaciones de derechos humanos.

El organismo también confía en que la corte establezca la reparación moral y económica a las víctimas y sus familias.

La directora del programa para Brasil de Cejil, Beatriz Affonso, declaró que este caso representa “las violaciones perpetradas sistemáticamente por los agentes de seguridad pública estatal contra los negros y los jóvenes que viven en las comunidades y en la periferia de las capitales brasileñas”, agravadas “por el abuso sexual contra niñas menores de edad”.

La CorteIDH, con sede en San José de Costa Rica, celebra dos veces al año sus sesiones fuera de ese país en atención a invitaciones que recibe de otros Estados, como México, donde tuvo lugar su anterior estancia y Ecuador, país al que acude por tercera vez, tras las audiencias celebradas en 2010 y 2012. EFE