ONG piden a nuevo Gobierno mexicano garantizar eliminación de la hepatitis C

Global Media Federation

México, 17 jul (EFE).- Organizaciones civiles pidieron hoy al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que asumirá la Presidencia de México en diciembre próximo, implementar un plan a largo plazo que garantice la eliminación de la hepatitis C en el país.

En una conferencia de prensa, la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa), la Asociación Mexicana de Hepatología, Hepatos Aión, Grupo Unidos por una vida mejor, entre otros, pidieron la realización del “Programa de Acción Específica para la Cura de la Hepatitis C en México”.

El objetivo, dijeron, es “garantizar la cura en beneficio de los ciudadanos que padecen la infección”.

Lucía Brown, directora de proyectos de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa), explicó que aunque México tiene la infraestructura y tratamiento para erradicar este padecimiento “se carece de acceso a pruebas de diagnóstico y al tratamiento oportuno en los sistemas de salud”.

Explicó que aunque el país cuenta con tratamientos innovadores que curan la enfermedad de 8 a 12 semanas “no se han hecho esfuerzos para la detección y el acceso al tratamiento” contra esta enfermedad.

José Antonio Oñate, director de la Fundación Hepatos Aión, afirmó que en México no existe un sistema universal de salud que garantice el acceso a los antivirales para todos los enfermos y que “los medicamentos son tan caros que pocas personas pueden comprarlos para tratar la enfermedad”, detalló.

De acuerdo con Luis Adrián Quiroz, fundador y coordinador general de la Organización Derechohabientes viviendo con VIH del Instituto Mexicano del Seguro Social (DVVIMSS), los tratamientos para esta enfermedad pueden llegar a costar entre 164.000 y 190.000 pesos (8.691 y 10.000 dólares).

José Antonio Oñate señaló que, aunque hay medicamentos genéricos que tienen el mismo efecto, en México no pueden comercializarse por derechos de patente.

“Debido a ello, las personas abandonan el tratamiento, con el tiempo suelen desarrollar cirrosis o cáncer de hígado y llegan en estados tan avanzados que ni siquiera pueden ser candidatos a trasplante”, explicó.

Para Luis Adrián, la apatía de los Gobiernos por enfrentar este padecimiento agrava la situación, pues además de que los enfermos padecen de discriminación y estigma, la atención no es accesible para todos.

“Hay falta de disposición para establecer una política contra la Hepatitis C, hay acceso limitado al tratamiento, en México, por ejemplo, hay 14 hospitales acreditados y solo nueve funcionan. Pero lo mejor es trabajar en la prevención”, aseveró.

Actualmente, el IMSS es la única institución pública que ofrece medicamentos antivirales para tratar este padecimiento, sin embargo, se busca que el acceso sea mayor para la población.

Es por ello que los representantes de las organizaciones pidieron al nuevo gobierno que existan políticas públicas que garanticen acceso total a la cura.

Las organizaciones anunciaron la campaña #CurarC, que tiene como objetivo desarrollar planes en favor de la erradicación del virus que incluyan a pacientes sin seguridad social y la mejora de atención para quienes sí cuentan con él.

De acuerdo con cifras oficiales, la hepatitis C es un padecimiento que afecta a entre 400.000 y 600.000 mexicanos actualmente. EFE