ONU y UA condenan enérgicamente violación del alto el fuego en Sudán del Sur

 

Johannesburgo, 12 ene (EFE).- La Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Africana (UA) expresaron hoy su enérgica condena contra las recientes “violaciones” del acuerdo de alto el fuego alcanzado en diciembre pasado por las partes en conflicto en Sudán del Sur, según transmitieron en un comunicado conjunto.

Las dos instituciones llaman a todas las partes en conflicto “a cesar inmediatamente sus hostilidades, a desistir de llevar adelante ninguna operación militar más y a mantener sus compromisos”.

Además, recuerdan que es su responsabilidad “proteger a los civiles, adherirse a los derechos humanos” y asegurar el acceso a la ayuda humanitaria para aquellos que lo necesitan.

“El presidente de la Comisión de la Unión Africana (Moussa Faki Mahamat) y el secretario general de las Naciones Unidas (António Guterres) subrayan la determinación de la comunidad internacional y regional a asegurar que las partes cumplen sus obligaciones y responsabilidades”, indica el texto.

De lo contrario, “afirman su inclinación a apoyar la imposición de consecuencias” consistentes con la normativa de las dos instituciones.

Asimismo, la ONU y la UA expresaron su “apoyo total” a los esfuerzos realizados por la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD), impulsora del foro de diálogo que culminó con el acuerdo de alto el fuego a finales de 2017.

En ese sentido, afirmaron que consideran que la resolución del conflicto que asuela Sudán del sur desde 2013 solo puede tener “una solución política” e instaron a las partes a negociar un alto el fuego permanente.

El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013 entre las fuerzas de Kiir, de la etnia dinka, y las de su Machar, de la tribu nuer.

Ambas partes alcanzaron un acuerdo de paz en agosto de 2015 que llevó a la creación de un Gobierno de unidad nacional, pero en julio de 2016 rebrotó la violencia.

El nuevo acuerdo de cese de hostilidades entró en vigor el pasado 24 de diciembre, pero desde entonces el Gobierno ha denunciado que han continuado los ataques y se han formado nuevos grupos armados. EFE