Operativo La Luz del Mundo, Santa Convocación 2018

En el marco de la Octogésima edición de la “Santa Convocación”, este jueves 2 de agosto, se llevó a cabo una rueda de prensa, que ofreció el H. Ayuntamiento de Guadalajara y representantes de la Iglesia La Luz del Mundo donde se dieron los por menores de esta festividad que se celebrará en Guadalajara, Jal., del 06 al 16 de agosto para conmemorar una vez más el sacrifico, muerte y resurrección de Jesucristo.

A la festividad asistirá una delegación de cientos de miembros de La Luz del Mundo del estado de Durango, quienes ya se encuentran preparados para viajar a la Hermosa Provincia en Guadalajara y unirse a esta magna celebración.

En la rueda de prensa se dieron cita por el gobierno municipal de Guadalajara, el presidente municipal, Enrique Ibarra Pedroza; el secretario general, Oscar Villalobos Gámez y el director de Protección Civil y Bomberos, Felipe de Jesús López Sahagún.

Por la Iglesia La Luz del Mundo, el ministro internacional de Comunicación Social y Relaciones Públicas, Eliezer Gutiérrez Avelar y los voceros de la Fraternidad Levítica y de la Jurisdicción Nacional, Adrián Calvillo Delgado y Silem García Peña, respectivamente.

Ibarra Pedroza dio a conocer la importancia de que la ciudad tenga eventos como la Santa Convocación y la apertura de la administración municipal para que La Luz del Mundo pueda realizar este multitudinario evento, que tuviera su origen en esta misma ciudad en la década de los treinta.

Gutiérrez Avelar, expresó su agradecimiento por la anfitrionía de la ciudad y el gobierno para la celebración de la Santa Convocación, que se llevará a cabo en esta ciudad del 6 al 16 de agosto, con la presencia de medio millón de delegados de 57 naciones. Resaltó que por la magnitud e historia de la Santa Convocación, que alcanza 80 ediciones este año, el evento sitúa estas fechas a la perla tapatía como uno de los principales destinos de turismo religioso a nivel mundial.

La primera celebración de la Santa Convocación, destacó, se remonta al año 1931. Se llevó a cabo con apenas un puñado de 27 fieles de esta región, en una casa alquilada ubicada en la calle Abasolo, entre las calles Medrano y Aldama en las inmediaciones del Cuartel Colorado, hoy museo del Ejército Nacional, de esta ciudad. A partir de 1943 se viene realizando de manera anual, en el mes de agosto.

Destacó que la celebración de la Santa Convocación ha ido acompañada del crecimiento que ha experimentado la Iglesia. Es así como en la década de los 40 y 50s comenzaron a acudir a Guadalajara los fieles que se iban convirtiendo de toda la república mexicana; en los 60s de Estados Unidos y Centroamérica; para los 70s de Suramérica; en los 80s con la expansión del Evangelio hacia Europa, Asia y Oceanía, llegaron los primeros delegados de naciones como España, Israel y Australia, para consolidarse en los 90s y en la década pasada.

En el último lustro, dijo, se ha fortalecido la Evangelización en África, y dio a conocer que los primero delegados de las naciones de Mozambique y Sao Tome y Príncipe acudirán a la Santa Convocación por primera vez.

Los principales eventos que tendrá la Santa Convocación serán: La Bienvenida a los delegados de 57 naciones, que se llevará a cabo el próximo 9 de agosto a partir de las 9 de la mañana, en una ceremonia social que antecederá una ceremonia religiosa.

La celebración de una multitudinaria caminata infantil el próximo 11 de agosto y otra juvenil el 12 de agosto, en un recorrido de la subsede ubicada en periférico oriente hacia la sede internacional en Hermosa Provincia.

La jornada de bautismos el día 13 de agosto, donde miles de personas que han venido escuchando la palabra de Dios en los últimos meses, tomarán la decisión de adherirse a la Iglesia.

La celebración de la Santa Cena, la tarde del 14 de agosto es el evento principal de esta festividad, y tiene como objetivo recordar el sacrificio redentor del Señor Jesús.

Cabe destacar que durante los 9 días que tiene lugar la Santa Convocación, se impartirán pláticas que tienen el objetivo de desarrollo al cristiano en los altos valores de la civilidad, la integración familiar y su desarrollo material y espiritual.