Oposición tilda de “golpe duro” traslado de obispo crítico con Ortega a Roma

Managua, 11 abr (EFE).- La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia calificó este jueves de “golpe duro” la decisión del papa Francisco de trasladar al obispo nicaragüense Silvio Báez, un férreo critico del presidente Daniel Ortega, hacia el Vaticano. 

“Como Alianza Cívica nos sentimos tristes y consternados por la noticia de que físicamente monseñor Báez no va a estar acompañándonos”, dijo en rueda de prensa el negociador de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro.

Báez, obispo auxiliar de Managua y crítico con el presidente Ortega, denunció el miércoles un plan para asesinarlo en medio de la crisis que estalló hace un año en el país y que ha dejado cientos de muertos, y anunció que se irá al Vaticano para trabajar con el papa Francisco.

“Realmente es un golpe duro para una persona que para la Alianza Cívica ha jugado un papel fundamental en su formación, como pastor, como consejero”, continuó Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento independiente.

Contó que los delegados de la Alianza Cívica se reunieron con Báez el 21 de marzo pasado para intercambiar ideas sobre la negociación con el Ejecutivo y que culminaron el miércoles de la semana pasada sin acuerdos en temas de justicia y democratización.

Además, que en otra ocasión les compartió “unas palabras muy fuertes y contundentes y que ha sido el lema de la Alianza y es que tenemos que apoyarnos en la fuerza de la razón, no en la razón de la fuerza”.

Chamorro dijo que la figura de Báez, a quien calificó como “líder”, “pastor” y “amigo”, será el “faro moral” de la Alianza Cívica, y que seguirán sus mensajes y reflexiones a través de las redes sociales.

En tanto, la dirigente estudiantil Justina Orozco, miembro de la Alianza, dijo al leer un comunicado de esa coalición que “monseñor Báez siempre estará con nosotros”.

“La noticia nos impacta, sin embargo, sabemos que su voz de esperanza para el pueblo de Nicaragua estará al lado de Su Santidad. Será la voz de nuestra esperanza en Roma, para la Iglesia Católica, y para el mundo”, señaló Orozco.

La Alianza Cívica agradeció a Báez por su voz y su trabajo por una salida pacífica a la crisis “que el régimen ha provocado en Nicaragua”.

Báez fue uno de los mediadores del frustrado diálogo nacional que se desarrolló entre mayo y julio de 2018 para superar la crisis y estuvo entre los religiosos heridos durante un ataque de grupos de choque gubernamentales a un templo católico, tras lo cual Ortega acusó a “algunos obispos” del Episcopado de apoyar un supuesto “golpe de Estado fallido”.

El obispo, a quien Ortega tildó en una ocasión de “bravucón”, ha sostenido que el Gobierno es el principal responsable de la crisis humanitaria que enfrenta Nicaragua como producto de la “represión”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua espera que Báez parta hacia el Vaticano después de la Pascua, y que mantenga su cargo como obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua.

El religioso, coordinador de la traducción del Antiguo Testamento de la nueva versión de la Biblia para América Latina de ediciones Paulinas, ya había servido en Roma entre 2006 y 2009, como vicepresidente de la Pontificia Facultad de Teología de los Padres Carmelitas, y dirigió la revista Teresianum de la Facultad de Teología.

Nicaragua atraviesa una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.EFE