Organismo de derechos humanos de Nicaragua celebra la canonización de Romero

BBC.com

Managua, 12 oct (EFE).- El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) celebró hoy la canonización de monseñor salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, que será nombrado santo por el papa Francisco el domingo, en el Vaticano.

“El Cenidh celebra con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, con el pueblo salvadoreño y las personas defensoras de derechos humanos, la canonización de monseñor Óscar Romero, a quien desde hace muchos años llamábamos San Romero de América”, indicó el organismo, en un comunicado.

El beato Romero (1917-1980) es admirado en Centroamérica por denunciar las violaciones a los derechos humanos ocurridos en las guerras civiles que enfrentaban la mayoría de países de la región en las décadas de los años 70 y 80 del siglo pasado.

“Como defensores de Derechos Humanos encontramos en monseñor Romero un ejemplo y una inspiración. En momentos de cruel represión y de terrorismo de Estado en El Salvador, su patria, supo defender a las víctimas y señalar claramente a los victimarios”, destacó el Cenidh en el comunicado.

La canonización del religioso salvadoreño ocurre en tiempos en que Nicaragua atraviesa la peor crisis sociopolítica desde los tiempos de Romero, misma que ha dejado entre 322 y 512 muertos desde abril, en protestas contra el presidente Daniel Ortega, a quien los organismos humanitarios señalan como responsable.

Ortega reconoce 199 muertos, y sostiene que es víctima de un intento de “golpe de Estado”.

La Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, además de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

“Hoy hacemos nuestro el clamor de monseñor Romero porque cese la represión del Estado, de sus fuerzas policiales, parapoliciales y de sus funcionarios judiciales contra la ciudadanía”, subrayó el Cenidh.

“Ratificamos nuestro compromiso a seguir trabajando incansablemente porque lleguemos pronto a la verdad de todos los horrores vividos en estos meses. Porque sin verdad nunca habrá justicia ni habrá paz en nuestra Nicaragua”, agregó.

Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, enfrentan continuas protestas que comenzaron el 18 de abril, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, tras las muertes registradas durante las manifestaciones.

Murillo dijo este jueves que el Gobierno rendirá honor a Romero con una caminata. EFE