Ortega está comprometido a frenar ola terrorista en Nicaragua, según Murillo

Wikipedia

Managua, 19 jun (EFE).- El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, está comprometido con frenar “esa ola terrorista” en Nicaragua en medio de la crisis sociopolítica que vive este país y que ha dejado 200 muertos, dijo hoy la vicepresidenta del Gobierno, Rosario Murillo.

“Nuestro Gobierno, nuestro comandante Daniel, está comprometido con frenar esa ola terrorista”, sostuvo la también primera dama a través de medios oficiales.

En frenar “esa ola de crímenes de odio, de torturas, vejámenes, indignidades, secuestros, amenazas, intimidación, quemas de viviendas de familia, atrocidades sin límites, quemas de instituciones de servicios, quemas de escuelas, de centros de salud”, agregó.

Murillo hizo ese anuncio tras un ataque perpetrado por fuerzas “combinadas” del Gobierno en la ciudad de Masaya que dejó al menos 3 muertos y 30 heridos, según cifras de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Masaya, que está 28 kilómetros al sureste de Managua y es una de las ciudades más golpeadas durante las protestas, sufrió este martes uno de los ataques más feroces ejecutados por el Gobierno, que le permitió desmontar barricadas, renovar sus fuerzas policiales y abastecerse de alimentos.

Murillo acusó a “grupos delincuenciales que se sienten con el derecho de entrar a una vivienda de familia” de invadir sus espacios de paz.

“Todo esto es lo que todos pedimos que termine en nuestro país”, apuntó.

La dignataria señaló a esas personas de salir a las calles a asaltar, intimidar, secuestrar, incendiar viviendas, incendiar instituciones de servicio al público, torturar y cometer “atrocidades sin límites”.

Es “una ola terrorista de crímenes, crímenes de odio, atentando contra la vida y la dignidad de las personas y las familias en toda Nicaragua, sin excepción”, continuó.

“Esa ola criminal y terrorista que nos asola y nos azota está llegando a todas partes. Eso es lo peor y lo más trágico”, denunció.

Por eso, según Murillo, el Gobierno ha expresado su “gravísima preocupación por la trágica escalada de violencia que sufre el pueblo nicaragüense, y que todas las familias denuncian y condenan, consternados e indignados por el drama que vivimos, consternados e indignados con todos los crímenes de odio, que se están cometiendo todos los días”.

Aseguró que las familias nicaragüenses han hecho llegar al Gobierno sus prioridades y la primera es cesar toda violencia, por lo que “que tenemos que trabajar para frenarlo”.

“Nicaragua dice: basta ya de violencia, basta ya de odio, basta ya de crímenes, basta ya de indignidad, basta ya de muerte y dolor”, exclamó.

Nicaragua está sumida en una crisis sociopolítica que según organismos humanitarios ha dejado cerca de 200 muertos, la más sangrienta desde la década de 1980, cuando Daniel Ortega también era presidente.

Las protestas contra Ortega, que lleva once años en el poder, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se convirtieron en una exigencia de renuncia con acusaciones de abuso y corrupción. EFE