Ortega llega atrasado a importante fiesta sandinista de el “repliegue”

Debate

Managua, 13 jul (EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, encabezó hoy, en medio de la crisis sociopolítica en el país, una caravana por el 39 aniversario del “repliegue táctico” que los sandinistas hicieron hacia Masaya (sureste), acto al que el mandatario llegó con dos horas de retraso.

Ortega se sumó a la caravana casi dos horas después de haber comenzado, acompañado de su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, y bajo un fuerte dispositivo de seguridad, en medio de la crisis que atraviesa este país y que ha dejado al menos 351 muertos desde el 18 de abril pasado, según organismos humanitarios.

Ortega, desde su vehículo, saludó a miles de seguidores y empleados públicos, que gritaban, entre otros, “Viva Daniel”, “Siempre vamos a votar por nuestro comandante”, “Comandante, te quedas”.

Miles de simpatizantes del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y trabajadores del Estado partieron de Managua hacia Masaya, esta vez sin escuchar el acostumbrado discurso de Ortega antes de empezar el recorrido.

La celebración del “repliegue” conmemora una acción táctica que comenzó el 27 de junio de 1979 cuando media Nicaragua estaba en plena insurrección popular y los guerrilleros que coordinaban a las masas en Managua tuvieron que retirarse acompañados por unos 5.000 civiles ante la imposibilidad de derrocar en ese momento a Anastasio Somoza.

Los mandos del FSLN tomaron la decisión de mover sus tropas hasta Masaya para proteger la vida de combatientes y civiles, y desde allí tomar el impulso definitivo que les llevaría al poder.

Por eso, desde 1980 el FSLN decidió conmemorar la acción militar en la que cerca de un centenar de personas murieron.

El Gobierno no ha precisado si esa caravana irá esta vez desde Managua hasta la comunidad indígena de Monimbó, en Masaya, donde los pobladores que se mantienen atrincherados en barricadas han prometido no dejar entrar al mandatario, a quien tildan de “dictador”.

En Masaya, la población indígena de Monimbó ha advertido que boicoteará el “repliegue” si el FSLN “viola” su jurisdicción.

La conmemoración sandinista se realiza hoy cuando el país está sumergido en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente, que ha dejado al menos 351 muertos, según organismos humanitarios.

Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. EFE