OTAN abordará infracción por Rusia del tratado nuclear y tensión en mar Negro

Bruselas, 3 dic (EFE).- Los ministros de Exteriores de la OTAN abordarán mañana las consecuencias del incumplimiento por parte de Rusia del tratado INF para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance, así como la situación en la región del mar Negro, donde Moscú mantiene capturados barcos y militares ucranianos.

“Todos sabemos que se nos acaba tiempo (…). Tenemos un tratado de control de armas que no respeta una parte”, declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa previa a la reunión ministerial de este martes y miércoles en Bruselas.

Aunque no quiso prejuzgar las decisiones que los aliados puedan tomar al respecto, Stoltenberg aseguró que “todos están de acuerdo en que esto es muy serio, por que el INF ha sido muy importante para la seguridad de Europa”.

“La situación como está ahora no puede continuar y los aliados están discutiendo en este momento cómo abordar esta muy grave situación”, afirmó.

Stoltenberg insistió en que Rusia debe garantizar el total cumplimiento del INF “de manera transparente y verificable”.

Los aliados están “preocupados” por el nuevo misil que ha desarrollado y desplegado Rusia en Europa, “capaz de llegar a capitales europeas en minutos”, indicó el secretario general aliado.

El político noruego dejó claro en cambio que Estados Unidos, que ya ha anunciado sus planes de abandonar también el tratado ante las infracciones de Rusia, lo “cumple totalmente”.

“No hay nuevos misiles de EEUU en Europa. Pero hay nuevos misiles rusos”, subrayó.

Fuentes de la Alianza informaron de que se está cerca de un acuerdo sobre el “calendario” y las “formas” de salida del tratado de EEUU, que no seria brusca sino según las formalidades previstas en el documento mismo.

Según dijeron, Washington lleva desde 2013 denunciando el incumplimiento de este tratado por parte de Rusia, situación que preocupa en gran medida a los países del centro de Europa y, en especial, a Alemania.

En la posición de EEUU influirá también el hecho de que una potencia como China no esté vinculada a este tratado, que sí mantenía las “manos atadas” a Rusia o a Estados Unidos, señalaron.

El secretario general aliado afirmó que la OTAN “no es un espejo de lo que hace Rusia, avión por avión, misil por misil o tanque por tanque”.

“Queremos asegurarnos de que tenemos las capacidades necesarias, la disposición necesaria para proporcionar una disuasión creíble, porque sabemos que esa es la mejor manera de evitar un conflicto”, manifestó, y recordó que la Alianza ya ha desplegado batallones en su flanco este y que los aliados europeos y Canadá han incrementado su gasto en capacidades.

Por otra parte, los ministros aliados celebrarán mañana una sesión de trabajo con sus homólogos de Ucrania y Georgia, países a los que la Alianza ofrece apoyo práctico y político.

Stoltenberg volvió a pedir a Rusia la liberación de tres barcos y más de una veintena de marineros capturados cerca del estrecho de Kerch, que une los mares Negro y de Azov, así como que permita a todo navío de Ucrania navegar por esa zona, que Rusia, tras la anexión de la península de Crimea, considera como sus aguas territoriales.

Recordó que la OTAN ya incrementó su presencia militar en la región del mar Negro tras la anexión de Crimea y aseguró que sigue “controlando y evaluando estrechamente la postura militar de Rusia”.

Por otra parte, fuentes de la Alianza aseguraron que, por el momento, “no está sobre la mesa” la opción de enviar más buques aliados a la zona, pese a la petición de Ucrania.

Los ministros concluirán su primera jornada de esta reunión de dos días con una discusión sobre el apoyo a países socios en Oriente Medio y el Norte de África, así como a Irak.

El miércoles, abordarán la situación en los Balcanes occidentales con la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, e invitarán a Bosnia y Herzegovina a presentar un plan anual nacional sobre sus reformas en materia política, económica y de defensa, un paso importante de cara a un futuro ingreso en la Alianza.

Los ministros cerrarán la reunión de dos días con un encuentro con los países que participan en la misión aliada en Afganistán, de donde “el coste de irse es mayor que el de quedarse”, pese a haber sufrido varias víctimas en los últimos meses, según Stoltenberg.

“Si nos vamos, preparémonos a que puedan volver los talibanes o a que ganen terreno organizaciones terroristas como el Estado Islámico”, comentó. EFE