miércoles, julio 6, 2022
Inicio > Noticias > Internacional > Otro martes de protestas en Argel para reclamar el fin del Estado militar

Otro martes de protestas en Argel para reclamar el fin del Estado militar

Argel, 25 jun (EFE).- Cientos de estudiantes desbordaron hoy las calles de Argel por el decimoctavo martes consecutivo para exigir una vez más un Estado civil y no militar y la retirada de todos los símbolos del antiguo régimen.

Al grito de “Argelia libre y democrática”, los congregados marcharon cerca de cuatro kilómetros desde la simbólica plaza de Mártires hasta la famosa plaza de Primero de Mayo, pese a las altas temperaturas y la intimidación policial.

Uno de los estudiantes fue detenido al inicio de la marcha por portar una bandera beréber -que representa a los cabiles, chauis, zenites, mozabitas y tuareg-, cuya ostentación fue vetada la semana pasada por el jefe del Ejército y nuevo hombre fuerte del país, Ahmed Gaïd Salah.

“Nos registraron los bolsillos e intentaron quitarnos la bandera amazig, pero respondimos. Un chico fue arrestado mientras que una chica se torció el brazo cuando un policía intentó quitarle la bandera”, explicó a Efe Fares Bey, estudiante en biología.

Vetada la bandera beréber, algunas estudiantes optaron por llevar el vestido tradicional cabil, mientras que otras se dibujaron en la cara la letra Yaz (zeta), símbolo del “hombre libre” y de la cultura e identidad amazig en África del Norte.

“Poder asesino” o la frase “No perdonamos” en lengua amazig fueron las consignas más repetidas entre los manifestantes, que portaron pancartas en las que decía: “No a la política de división, somos un pueblo unido”.

“Como han prohibido la bandera beréber, me he puesto el vestido cabil, porque es un signo de revolución y de resistencia, Los bereberes estamos unidos”, dijo a Efe Lanali Nur al Huda, estudiante de lengua inglesa.

“El problema no está en la bandera, sino en la banda” mafiosa, “Estamos hartos de sus declaraciones incendiarias” o “La bandera amazig no daña la unidad nacional, es un símbolo de libertad”, eran otras de las consignas más repetidas.

Las protestas masivas, que se suceden cada martes y viernes desde hace cuatro meses, han sumido Argelia en la incertidumbre, con un Gobierno y un jefe de Estado interinos, un jefe del Ejército contestado y un futuro político incierto después de que fueran suspendidas las elecciones presidenciales previstas para el 4 de julio.

Los comicios habían sido convocados por el presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, de acuerdo a los preceptos de la Constitución, que sin embargo no contemplaba una alternativa en caso de que estos no se celebraran.

A la tensión política se suma la aguda crisis económica que sufre el país desde el abrupto descenso de los precios internacionales del crudo en 2014 y la preocupación por el aumento de la migración irregular a Europa, tanto subsahariana como local. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: