Padres de estudiantes desaparecidos aseguran no buscar caída de Peña Nieto

Padres de 43México, 23 nov (EFEMEX).- Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014 en el sur de México se reunieron hoy con legisladores en la Cámara de Diputados y aseguraron que no quieren “la caída de (el presidente Enrique) Peña Nieto”, sino llegar a la “verdad y justicia”.

En el acto, celebrado en un salón de la sede legislativa en la capital mexicana, participaron familiares de los estudiantes, los abogados Vidulfo Rosales y Mario Patrón, y diputados de las Comisiones de Gobernación, de Justicia, de Derechos Humanos, de Asuntos Indígenas y la Especial de Ayotzinapa.

Rosales, en una rueda de prensa posterior, remarcó que los padres quieren dejar claro que no están interesados en “andar en marchas, andar en protestas”, y que no buscan, “como se dice”, la caída del presidente Peña Nieto, sino que pretenden llegar a la verdad.

El abogado afirmó que les gustaría que el evento de los padres y los parlamentarios hubiera sido ante el pleno de la Cámara, pero aseguró que hay “fuerzas políticas a las que no les conviene que la voz de los padres la escuchen en tribuna”.

Los familiares mencionaron a los diputados, entre otros aspectos, que la teoría oficial de que los cuerpos de los estudiantes fueron incinerados en un basurero por miembros de un grupo criminal que los asesinaron es un tema que “ha quedado rebasada” y que “no puede ofrecer verdad y justicia”.

“Es necesario seguir caminando en las nuevas líneas de investigación que hoy en día tiene la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía)”, señaló Rosales.

Mario González, padre de uno de los alumnos de la escuela para maestros de Ayotzinapa desaparecidos la noche del 26 de septiembre en Iguala, estado sureño de Guerrero, dijo a su vez: “Lo único que queremos es encontrar a nuestros hijos y no queremos otra cosa”.

“Desgraciadamente o afortunadamente fuimos la punta de la lanza de descubrir cómo verdaderamente está nuestro país”, añadió González, quien culpó a “todos esos tipos hambrientos de dinero y de poder que han destruido nuestro país”.

De acuerdo con la versión de la PGR, puesta en duda por los padres y por expertos internacionales, tras ser detenidos por policías corruptos, los estudiantes fueron entregados a miembros del cártel Guerreros Unidos, quienes los asesinaron e incineraron sus restos en un vertedero de basura. EFEMEX