Papúa da un ultimátum a los internos antes del cierre de centro australiano

Bangkok, 31 oct (EFE).- Las autoridades de Papúa Nueva Guinea dieron hoy un último aviso a los internos para que abandonen el centro australiano de detención de solicitantes de asilo en la isla de Manus antes del cierre de las instalaciones.

Unos 600 inmigrantes permanecen en el centro de detención que, junto a otro en Nauru, en el Pacífico, abrió después de que Australia reactivara en 2012 su controvertida política de tramitar solicitudes de asilo en terceros países.

Las autoridades locales informaron a los internos que se han negado a reubicarse en otros lugares de la isla que a las 17.00 local (07.00 GMT) el centro quedará cerrado y cesará la prestación de todos los servicios, incluido el suministro de agua y comida.

En una nota informativa reproducida por la cadena australiana ABC las autoridades papuanas recordaron a los internos que siguen disponiendo de transporte hacia los puntos de reubicación alternativos.

La nota advierte de que las autoridades tomarán medidas contra los que mañana sigan en las instalaciones situadas en una base militar que serán devueltas a las fuerzas de defensa papuanas.

Según la cadena ABC, todo el personal australiano del centro de detención, incluidos miembros de las fuerzas de control fronterizo y contratados de empresas de seguridad, abandonaron las instalaciones y fueron trasladados al aeropuerto.

El centro de detención a Manus cerrará después de que en abril el Tribunal Supremo papú declarara inconstitucional el recinto ubicado en esta isla situada al norte del archipiélago.

Las autoridades ofrecieron tres posibles ubicaciones alternativas en Lorengau, la principal población de la isla, sin precisar si dispondrán de derecho a trabajo o libertad de movimientos, según denunció Amnistía Internacional.

La ONU y grupos de defensa de derechos humanos han criticado con anterioridad estos centros de detención al calificar de inhumanas las precarias condiciones en las que viven los internos y los abusos que padecen.

Muchos de los internos en Manus y Nauru han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria; y otros han escapado de la discriminación como las minorías rohinyá, en Birmania (Myanmar), o bidún, en la región del Golfo. EFE