Inicio > Noticias > Internacional > Paraguay reporta siete muertos por COVID-19, el mayor número de la pandemia

Paraguay reporta siete muertos por COVID-19, el mayor número de la pandemia

Asunción, 10 ago (EFE).- Paraguay sumó este lunes siete muertos por COVID-19, el mayor número de decesos en un día desde la llegada de la pandemia al país el pasado marzo, con lo que el acumulado se situó en 82 de un total de 7.234 contagios.

Los casos fatales, de entre 61 y 87 años, se registraron en hospitales de Asunción (2), Itaugua (2) y Ciudad del Este (3), capital del departamento de Alto Paraná, en la frontera con Brasil, la región más golpeada del país.

El informe diario del Ministerio de Salud señala que en la fecha fueron procesadas 1.821 muestras, de las que 327 dieron positivo, 141 por contacto, 11 del exterior y 175 sin nexo, todos en estado de aislamiento.

La mayor cantidad de casos sin rastreo se reporta en Ciudad del Este (50), capital del departamento de Alto Paraná y foco de la epidemia, seguido por Asunción (40), Hernandarias (15), San Lorenzo (10), Fernando de la Mora (8), Capiatá (6), Lambaré (5), Luque (5), Areguá (4), Limpio (4), Roque Alonso (4), Presidente Franco (4) y Ñemby (3).

Con dos positivos están Minga Guazú e Ypane y con uno Caaguazú, Coronel Oviedo, Guarambaré, Itaugua, Augusto Saldivar, Pedro Juan Caballero, San Estanislao, Santa Rita, Tebicuary, Tomás Romero Pereira, Villa Elisa, Villarrica y Villeta.

LA SANIDAD SUMA EQUIPOS

El Ministerio de Salud destacó este lunes la llegada de 200 respiradores donados por EEUU de un total de 250, cuya partida fue adelantada hace casi un mes con la entrega de los primeros 50 aparatos.

“¡Me complace anunciar que 200 respiradores más, prometidos al Paraguay, han llegado! Espero ver en esta semana la capacitación del personal de blanco”, expresó en redes sociales el embajador estadounidense en Asunción, Lee McClenny.

Una de las deficiencias de la sanidad pública del país es la baja cobertura de las unidades de cuidados intensivos que se traduce en una insuficiencia de profesionales idóneos, algo que se ha venido paliando con una acelerada especialización.

En ese sentido, está en proceso de culminación un curso de capacitación de 271 médicos y 958 enfermeros “no intensivistas” que se sumarán a esas unidades, que este lunes asistían a 34 pacientes de los 87 que permanecen hospitalizados en todo el sistema.

LA RELAJACIÓN PREOCUPA

Por su parte, el ministro del Interior, Euclides Acevedo, anunció este lunes mayor presencia policial en las calles ante el incumplimiento ciudadano de los protocolos sanitarios advertido el fin de semana en sitios públicos de Asunción y localidades vecinas a la capital.

Las autoridades sanitarias consideran que la relajación social es la principal causa del aumento de la transmisión comunitaria que se registra desde el pasado julio, que se cerró con 32 muertes, uno menos del acumulado en estos diez días de agosto.

Al inicio de cuarentena, la COVID-19 fue mantenida bajo control en albergues instalados mayormente en urbes limítrofes con Brasil, segundo país más castigado por la pandemia detrás de Estados Unidos, además de un estricto confinamiento social, algo que las autoridades descartan de momento tras el proceso de vuelta por etapas a la actividad.

“Como dicen los epidemiólogos: la lucha está en la calle, no en los hospitales, los medios deberían ser rigurosos y hasta despiadados con aquellos que no creen en las consecuencias letales de esta pandemia”, señaló Acevedo en una nota de prensa del Ministerio.

Y el Círculo Paraguayo de Médicos (CPM) instó este lunes a mantener “las recomendaciones ya conocidas de las autoridades sanitarias” como uso de tapabocas, lavado frecuente de manos y distanciamiento social.

“Actualmente en Alto Paraná se encuentran cuatro médicos en la unidad de cuidados intensivos y otros 60 trabajadores de blanco están afectados por el virus” anunció el CPM. EFE