Parlamentarios de ASEAN piden a Australia que presione a Laos sobre derechos

Bangkok, 17 jul (EFE).- Parlamentarios de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) instaron hoy a Australia a que presione a Laos para que respete los derechos humanos durante el encuentro que representantes de ambos gobiernos mantendrán mañana y pasado en Vientián.

Parlamentarios de ASEAN para los Derechos Humanos (APHR) señaló en un comunicado que ha enviado una carta al Gobierno australiano para que aborde la falta de libertades en Laos y la situación del activista Sombath Somphone, quien desapareció en 2012 tras detenerse en un control policial.

Representantes de los gobiernos australiano y laosiano tienen previsto reunirse mañana y el miércoles en Vientiane en un encuentro en la capital laosiana para abordar los derechos humanos.

“La situación de los derechos humanos en Laos continúa siendo abismal. Desde la desaparición de Sombath, el espacio para la sociedad civil en el país -ya unos de los más represivos en la región- se ha estrechado considerablemente”, indicó el diputado malasio Charles Santiago, presidente de APHR.

“El Gobierno australiano tiene una oportunidad con este diálogo de presionar para el cambio, pero los representantes tienen que ser directos con sus interlocutores laosianos”, precisó Santiago, quien pidió el fin de las detenciones arbitrarias, desapariciones forzosas y limitaciones de los derechos humanos.

APHR criticó la criminalización de aquellos acusados de diseminar “propaganda contra el Gobierno”, así como las restricciones a la organización y participación en manifestaciones públicas en Laos.

Según los parlamentarios de ASEAN, Laos ha construido un “muro de ladrillo de silencio” y ha hecho poco por investigar la desaparición de Sombath, quien trabajaba en el desarrollo de zonas rurales y el medioambiente.

El 15 de diciembre de 2012, Sombath recibió el alto en un control de carretera de la Policía cuando transitaba de regreso a casa con su jeep por una de las avenidas más concurridas de la capital laosiana.

En imágenes registradas por cámaras de seguridad (https://goo.gl/sBKZsk) se aprecia como Sombath baja del vehículo para hablar con los agentes.

Acto seguido unos desconocidos llegan al lugar, uno de ellos se lleva el vehículo del activista y el resto junto al activista monta de manera precipitada en otro coche con el que abandonan la zona.

La ONG Human Rights Watch también ha criticado el rígido control de los medios de comunicación por parte de las autoridades laosianas, que en 2015 aprobaron una restrictiva ley de internet que castigan con duras penas las críticas al Gobierno.

El pasado mayo, tres trabajadores laosianos fueron condenados a una multa y a entre 12 y 20 años de cárcel en un juicio por criticar en internet al Ejecutivo laosiano mientras trabajaban en Tailandia.

Laos, con unos seis millones de habitantes, está considerado uno de los países más pobres de Asia y junto con Vietnam son los dos reductos del comunismo en el Sudeste Asiático. EFE