Parlamento libio de Tobruk pospone sesión de ley de referendo constitucional

Bengasi (Libia), 10 sep (EFE).- El Parlamento de Tobruk, gobierno en el este de Libia, decidió hoy aplazar hasta el próximo jueves la sesión dedicada a aprobar una enmienda constitucional que permita la celebración de las elecciones que propone la ONU en su plan de reconciliación.

En declaraciones a Efe, la diputada Hanaa Abu Dib explicó que la decisión de la mayoría de los presentes responde al deterioro de la situación de seguridad en Trípoli, escenario hoy de un presunto ataque yihadista contra la sede de la Compañía Nacional de Petróleo (NOC).

“Hemos decidido posponer la sesión a causa de la situación de seguridad en Trípoli y por el cierre del aeropuerto”, precisó la responsable.

Esta es la segunda vez en apenas siete días que se aplaza dicha sesión, después de que la semana pasada hubiera de ser suspendida por los cruentos combates librados entre las milicias que dominan la capital, los peores desde el inicio en 2014 de la guerra civil.

Fuentes del Ministerio de Sanidad, afín al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) apoyado por la ONU en Trípoli, informaron a Efe de que al menos dos personas murieron en el asalto de hoy en la sede de la NOC.

Un funcionario en la empresa estatal indicó a Efe que uno de los atacantes irrumpió con una arma al grito de “Allahu Akbar” (Dios es el más grande) y disparó a un empleado en la cabeza, antes de que entrara el resto de los asaltantes.

“La zona está ahora acordonada y es objeto de una amplia operación de rastreo”, manifestó a Efe una fuente.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los distintos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar el Gadafi.

En la actualidad tiene dos gobiernos en disputa, uno en Trípoli y otro en Tobruk, ninguno de los cuales disfruta de legitimidad democrática.

Además, existen tres focos de poder, uno en la ciudad-estado de Misrata (centro), otra en la localidad de Zintan (oeste) y otra en Sebha (sur), todos ellos bajo control de diferentes tribus y milicias.

De la división han sacado partido diversos grupos yihadistas para asentarse en el país y las mafias dedicadas al contrabando de armas, combustible, personas y alimentos para dominar su destruida economía. EFE