Parlamento rechaza querella contra fiscal que acusa a Martinelli por escuchas

Agencia EFE

Panamá, 11 oct (EFE).- Una comisión parlamentaria rechazó hoy admitir una denuncia por un supuesto delito contra el honor interpuesta contra el magistrado del Supremo Harry Díaz, quien actúa como fiscal en el caso de las escuchas que se le sigue al expresidente Ricardo Martinelli.

La Asamblea Nacional explicó en su cuenta de Twitter que la Comisión de Credenciales, Reglamento y Ética Parlamentaria “aprueba no admitir y archivar la carpetilla No. 213 contentiva de la querella penal por el presunto delito contra el honor y violación a la ley de Carrera Judicial, en contra del magistrado de la CSJ (Corte Suprema de Justicia), Harry Díaz”.

Díaz fue denunciado en enero de 2016 por calumnias e injurias por otros magistrados del máximo tribunal después de que reveló durante una entrevista con una televisión nacional la supuesta intromisión del Gobierno de Martinelli en el Órgano Judicial.

La Constitución panameña establece que los diputados de la Asamblea Nacional solo pueden ser investigados y procesados por el pleno de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), mientras que el Parlamento, a su vez, es el único ente con competencia para investigar y procesar a los magistrados del máximo tribunal.

La Asamblea Nacional indicó en la misma red social que la comisión aprobó crear una subcomisión para analizar en profundidad otra de las querella contra Díaz, la presentada por el abogado Ángel Álvarez por un delito contra el honor.

El magistrado denunciado actúa como fiscal en el proceso que se le sigue a Martinelli en el Supremo por supuestas escuchas ilegales y pide para el exmandatario, de 66 años, una pena de hasta 21 años de cárcel por supuestamente haber ordenado interceptar las comunicaciones a un centenar de personas.

Martinelli, quien asegura ser víctima de una persecución política y tiene otras causas pendientes por corrupción, se encuentra recluido en una cárcel a orillas del Canal de Panamá desde el pasado 11 de junio, cuando fue extraditado desde Estados Unidos, tras pasar cerca de un año en una cárcel federal en Miami. EFE