Paro en procesamiento de basura de capital salvadoreña preocupa al Gobierno

Agencia EFE

San Salvador, 28 nov (EFE).- La ministra de Medio Ambiente de El Salvador, Lina Pohl, se mostró hoy preocupada por el anuncio de una empresa de procesamiento de basura de suspender el servicio para la capital y otros cinco municipios del centro del país.

La empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos (Mides), dueña del principal relleno sanitario del país, anunció este miércoles que dejará de recibir la basura de las alcaldías de San Salvador, Apopa, Santa Tecla, Soyapango, Ilopango y Ciudad Delgado por una deuda superior a los 4 millones de dólares.

“Este ministerio se muestra enormemente preocupado por esta situación que pondría en peligro la salud y el medio ambiente de los habitantes de San Salvador”, dijo Pohl en un video difundido en las redes sociales de la cartera de Estado.

Señaló que existe un antecedente en el que un juez ambiental ordenó la apertura del relleno sanitario, porque antes que los “intereses económicos está el derecho a un medioambiente sano y a la salud”.

“Hay otras instancias a través de las cuales Mides puede exigir esos pagos”, por lo que “he conversado con el juez ambiental y vamos a conversar con la Fiscalía para que se tomen las medidas, de manera que se evite una emergencia ambiental o un problema de salud para nuestros habitantes”, concluyó la funcionaria.

Según Mides, la alcaldía de San Salvador le debe 2.279.000 dólares, Apopa otros 715.000 dólares y la deuda de Santa Tecla es de 488.000 dólares.

Por su parte, el municipio de Soyapango tiene una deuda de 458.000 dólares, el de Ilopango 436.000 dólares y Ciudad Delgado otros 87.000 dólares.

“Mides no puede continuar operando con semejante deuda y en vista de ello, nos vemos forzados a detener las operaciones de las alcaldías que no han mostrado interés en cancelar lo adeudado”, sostuvo la empresa en un comunicado.

La empresa acusó a estos Gobiernos locales, todos bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), de intentar llevarla a la quiebra para “poder contratar, sin ninguna competencia, otro relleno (sanitario) competidor”.

“La forma más fácil de llevar a la quiebra a cualquier empresa es dejar de pagar las facturas y provocarle el ahogamiento económico” y “eso es precisamente lo que las alcaldías pertenecientes al partido Arena han hecho”, acotó.

Explicó en el comunicado, difundido mediante los periódicos locales, que por su estado económico deben “cobrar y pagar en efectivo” a sus proveedores y que hacen pública la situación para evitar una acusación de lavado de dinero y enfrentar un proceso de extinción de dominio. EFE