Pastores evangélicos visitan a obispo Báez, preocupados por Nicaragua

Managua, 31 dic (EFE).- Un grupo de pastores evangélicos visitó hoy al obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, para compartir su preocupación por la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, y que ha dejado centenares de muertos en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

La visita se produce en vísperas que el cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, encabece la tradicional procesión del 1 de enero.

“Hoy fui visitado por un grupo de pastores evangélicos. Compartimos desde la fe nuestra preocupación por la situación de Nicaragua y nuestra esperanza en la justicia, la libertad y la paz para nuestro país. Rezamos juntos. ¡Gracias hermanos! Dios los bendiga y bendiga a Nicaragua”, dijo Báez, en su cuenta en Twitter.

Báez, un crítico de Ortega, es admirado en Nicaragua por haber arriesgado su vida en varias ocasiones para interceder ante las autoridades para que no dispararan contra los manifestantes, especialmente entre abril y julio, cuando murieron centenares de ellos.

Las acciones de Báez y el resto del clero nicaragüense, salvo algunas excepciones, ha revitalizado la popularidad de la fe católica en Nicaragua, ya que los líderes de las otras religiones se han mantenido ajenos a las muertes.

Desde abril pasado Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 545 muertos, en las protestas, según organismos humanitarios, o bien 199, según datos del Gobierno.

Asimismo los organismos cuentan cientos de desaparecidos y 674 “presos políticos”, mientras que el Gobierno confirma 340 reos, que denomina “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.

La crisis también suma miles de heridos y decenas de miles de nicaragüenses en el exilio.

La Organización de Estados Americanos (OEA) ya ha iniciado el proceso para aplicar la Carta Democrática a Nicaragua, que abre la puerta a la suspensión del país del organismo, luego de que la CIDH dijo tener pruebas de que el Gobierno comete crímenes “de lesa humanidad”.

La religión católica es seguida por el 58,5 por ciento de la población de Nicaragua, y las denominaciones evangélicas por cerca del 40 por ciento, según datos oficiales.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo comenzaron, el 18 de abril pasado, tras 11 años de Gobierno continuo, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, tras el saldo mortal de las manifestaciones. EFE