Patriarca de Georgia propone reabrir debate sobre monarquía constitucional

Tiflis, 18 jun (EFE).- El patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Georgia, Elías II, sugirió hoy reabrir el debate sobre la implantación de una monarquía constitucional en el país que, en su opinión, podría “dar tranquilidad” a Georgia.

“Hemos de analizar quiénes fuimos, quiénes somos ahora y qué queremos ser mañana. Hemos de recordar que Georgia (contó con) una de las monarquías más antiguas”, dijo el jefe de la Iglesia georgiana durante la misa dominical en la Catedral de la Santa Trinidad de Tiflis.

Agregó que en el mundo contemporáneo “hay muchos monarcas que reinan pero no gobiernan” y que eso “da tranquilidad” a sus países.

Al mismo tiempo, Elías II reconoció que cambiar la forma de gobierno de Georgia no es algo que se pueda hacer ahora.

En este sentido, sugirió primero analizar la historia del país y las consecuencias que pueda tener una decisión de tal calibre.

Hace una década, el máximo jerarca de la Iglesia Ortodoxa de Georgia ya propuso a la sociedad debatir el regreso de la monarquía, perdida hace más de dos siglos tras la anexión de Georgia por el Imperio ruso.

Según Mamuka Mdinaradze, líder del partido gobernante Sueño Georgiano, el restablecimiento de la monarquía “será detenidamente estudiado por los políticos” en el futuro, puesto que podría resultar “muy beneficioso” para Georgia.

Sin embargo, agregó que ahora el país no está “plenamente preparado” para una monarquía constitucional y sugirió aplazar el debate.

Tras la abolición de la monarquía georgiana los herederos al trono del país caucasiano de la dinastía de los Bagration vivieron principalmente en España y Rusia.

En 1942, un congreso de asociaciones de inmigrantes georgianos celebrado en Roma eligió como heredero del trono de Georgia al príncipe Irakli Bagration.

Poco después, tras la muerte de su segunda esposa, Irakli se trasladó a España con su pequeño hijo, Jorge, y en 1946 se casó en segundas nupcias con la infanta María de las Mercedes Raimunda, sobrina del rey Alfonso XIII.

Tras su fallecimiento en 1977, su hijo Jorge de Bagration, piloto español de Fórmula 1, se convirtió en cabeza oficial de la familia real georgiana.

Jorge vivió prácticamente toda su vida en España pero dos años antes de su muerte, en 2008, dejó Marbella para mudarse a Georgia.

Tuvo cuatro hijos de dos matrimonios: los príncipes Irakli, David y Hugo (Guram, en georgiano), y la princesa María Antonieta, todos de nacionalidad española.EFE