Patriarca ruso espera que la iglesia ortodoxa supere crisis y mantenga unidad

Moscú, 13 oct (EFE).- El patriarca de Moscú, Kiril, expresó hoy su confianza en que los ortodoxos superen la actual crisis y mantengan la unidad después de la concesión a la Iglesia ucraniana de la independencia de Rusia tras más de 300 años de obediencia.

“Espero que la Iglesia Ortodoxa encuentre en su interior la fuerza para superar la crisis actual y conserve su unidad”, dijo Kiril a la prensa a su llegada a Minsk.

A su vez, reconoció que la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR) debe “reaccionar” a lo que está ocurriendo en Ucrania y en la ortodoxia, en general.

Precisamente Kiril presidirá el lunes en Minsk el Sínodo en el que la IOR debería valorar la decisión del Patriarcado de Constantinopla de anular el “tomos” (decreto) que adscribía la iglesia ucraniana a la rusa desde 1686.

El jefe de relaciones exteriores de la IOR, Ilarión, sugirió hoy que Moscú podría romper relaciones con el patriarca de Constantinopla, Bartolomé.

“El patriarca de Constantinopla reconoció a los líderes cismáticos, legitimando el mismo cisma que existe desde hace más de un cuarto de siglo. Esa decisión ha hecho para nosotros imposible mantener la unidad con el Patriarcado de Constantinopla”, señaló.

Este asunto fue tratado el viernes por el presidente ruso, Vladímir Putin, un creyente confeso durante la reunión semanal del Consejo de Seguridad de Rusia.

Mientras el Kremlin recordó que Rusia defenderá los intereses de los ortodoxos, como hizo en su momento con los rusos y rusoparlantes, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, acusó a EEUU de apoyar abiertamente el cisma.

Con su decisión, Constantinopla allanó el camino para la unificación de los más de 30 millones de fieles ucranianos bajo un solo templo, que pasaría a tener la misma autoridad que las otras 14 iglesias ortodoxas ya existentes en el mundo, incluida la rusa.

Actualmente en Ucrania hay tres Iglesias ortodoxas: una dependiente de Moscú, que es mayoritaria, otra del Patriarcado kievita y una tercera, minoritaria, que se independizó de Rusia en 1920 y que se autoproclamó Iglesia Autocefálica Ortodoxa de Ucrania. EFE